Cómo reparar papel mural

En esta oportunidad nos dedicaremos a conocer las soluciones para cuando el papel mural presenta un pedazo suelo o cuando se genera una burbuja de aire.

Cómo reparar papel mural

El papel mural es un material muy utilizado en el mundo de la decoración. Su gran diversidad de estilos y posibilidades, y su fácil instalación nos permiten utilizarlo en diferentes ambientes del hogar, y eso lo transforma en una alternativa muy adoptada.

Sin embargo, con el paso del tiempo, el papel mural, como sucede con otros materiales de este tipo, suele ensuciarse, rayarse, mancharse y romperse. Por suerte, el hecho de que un pequeño sector del papel se rompa o presente algún desperfecto, no nos obliga a tener que cambiar el papel en toda la superficie, al contrario, conociendo algunos pequeños trucos podremos solucionar el problema y dejarlo como si nada hubiera sucedido.

Por eso, en esta oportunidad nos dedicaremos a conocer las soluciones para cuando el papel mural presenta un pedazo suelo o cuando se genera una burbuja de aire.


En el primero de los casos, cómo reparar un pedazo suelto de papel mural, la solución es realmente simple y sencilla.

Lo único que debemos hacer es raspar con cuidado los restos de papel o del pegamento que se haya utilizado en su colocación y que puedan haber quedado detrás del papel o en la superficie. Esto lo podemos hacer con la ayuda de un cuchillo cartonero.

Luego, con un pincel de tamaño pequeño tendremos que aplicar pegamento en la parte trasera del papel que cuelga.

El segundo paso será el de hacer presión y aplanar la zona, para lo que utilizaremos una esponja húmeda, con la que además  removeremos el exceso de pegamento.

En el segundo de los casos, cómo eliminar una burbuja de aire, debemos ser un poco más precisos y cuidadosos.

Lo primero que haremos es un corte en forma de cruz sobre la burbuja de aire, también con un cuchillo cartonero, evitando no cortar la superficie.

Luego, lo siguiente es bastante parecido al trabajo anterior, levantaremos las cuatro puntas de papel y rasparemos el pegamento seco del mismo y de la superficie. En este paso, una pequeña recomendación es que si el papel no se deja soltar fácilmente, podemos utilizar una esponja húmeda para ayudarnos. Más tarde colocaremos pegamento en las 4 puntas del papel y lo apoyaremos a la superficie.

Suavizaremos el papel con la ayuda de la esponja húmeda y quitaremos el exceso de pegamento. Sujetaremos las puntas con pequeños alfileres hasta que esté completamente seco y pegado y volveremos a limpiar con la esponja.

De esta manera simple y sencilla podremos solucionar dos de los problemas más comunes en superficies con papel mural. Espero que les haya sido útil, y les propongo contar sus trucos para solucionar este tipo de problemas. Los estaremos esperando!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...