Cómo reparar y pintar la piscina

Antes de que el verano nos sorprenda nuevamente y nos demos cuenta de que el invierno no lo aprovechamos como debíamos, nos prepararemos para trabajar un poco y, con tiempo y poco apuro, repararemos y pintaremos la piscina para tenerla en optimas condiciones para su uso

Cómo reparar y pintar la piscina

Cómo reparar y pintar la piscina

Antes de que el verano nos sorprenda nuevamente y nos demos cuenta de que el invierno no lo aprovechamos como debíamos, nos prepararemos para trabajar un poco y, con tiempo y poco apuro, repararemos y pintaremos la piscina para tenerla en optimas condiciones para su uso.

Antes que nada debemos conocer exactamente los productos que fueron utilizados para su construcción, más precisamente si se ha utilizado pintura a poro abierto, caucho clorado o con impermeabilidad selectiva, ya que para evitar problemas tendremos que utilizar el mismo tipo de producto.

Luego, con la piscina vacía y totalmente seca, es momento de comenzar con el trabajo. Para ello lo primero será sacar la pintura suelta con la ayuda de la espátula, marcar las grietas, de tal modo que queden a la vista y sin pintura, y lijar, si es posible con una lijadora orbital.


Una vez realizada esta tarea, debemos limpiar y lavar la piscina. Primero barreremos toda la superficie para retirar todo el polvo. Lo segundo será lavarla para retirar los restos de bronceador o cualquier tipo de sustancia impregnada sobre la piscina.

Este es el momento en el que podemos tomarnos un respiro, ya que tendremos que dejar secar nuevamente la superficie. Una vez seca, sellaremos las grietas y pelones que marcamos anteriormente. ¿Cómo? Con la misma pintura que utilizaremos para pintar la piscina.

Luego de esto, otra buena noticia para los más perezosos, otra etapa de descanso ya que luego de sellar las grietas tendremos que dejar secar entre 12 y 24hs.

De nuevo al trabajo, es momento de empastar. Taparemos las grietas que hemos sellado con pintura, con pasta para piscina, con la ayuda de una espátula, de tal modo que la grieta quede totalmente cubierta.

Otra vez será momento de dejar secar todo lo que sea necesario.

Con la pasta seca, volveremos a pulir utilizando la lijadora orbital, aunque en las esquinas es conveniente hacerlo de manera manual. Luego debemos pasar un trapo húmedo sobre la superficie, sobre todo en aquellas partes que hayamos trabajado, para evitar que quede polvo. No olvidemos volver a barrer.

Finalmente es el momento de pintar, el último paso del trabajo.  En este caso solo debemos tener en cuenta algunos conceptos:

  • Pintar los recortes de los bordes y las esquinas con la brocha.
  • Utilizar el rodillo para las paredes laterales.
  • Usar un alargador de rodillo para pintar el suelo.
  • Dejar para el final la escalera.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...