Cómo restaurar persianas de madera

Luego de aprender a restaurar las ventanas de madera y de solucionar problemas con la cinta de las persianas, hoy nos dedicaremos a restaurar justamente a las persianas de madera, para que presenten un buen acabado, y las ventanas queden en óptimas condiciones en todo su conjunto. La tarea será sencilla, y requiere de pocas herramientas y materiales. Tendremos tan solo que decapar, limpiar y pintar, respetando algunos conceptos, para que el trabajo este terminado.

Cómo restaurar persianas de madera

Recuerdo que en este blog ya nos hemos encargado de aprender a restaurar ventanas de madera, también a cambiar la cinta de las persianas, sin embargo, nos queda una tarea por hacer para que nuestras ventanas y persianas queden exactamente como lo queremos. Me refiero al hecho de restaurar las cortinas de madera, para que las ventanas en todo su conjunto tengan un aspecto muy agradable.

La tarea no es muy complicada, de hecho se asemeja mucho a otros tipos de trabajos que ya hemos realizado en otras oportunidades, como la restauración de muebles de madera, o la de ventanas de madera.

Lo primero que debemos hacer en el proceso de restauración es limpiar completamente la superficie. Me refiero a eliminar los restos de pintura o barniz deteriorados, tal cual lo debemos hacer en la mayoría de los trabajos de restauración.



En este paso, para que la tarea resulte más sencilla, lo mejor es utilizar  un decapante, podemos usar productos especiales para el caso, los cuales se pueden encontrar en cualquiera de los comercios dedicados a esta tarea, o de lo contrario hacer uso de alcohol de quemar, el cual, con la ayuda de un cepillo de cerdas duras y una espátula, nos permitirá retirar todos los restos innecesarios presentes en las persianas que queremos renovar, y así dejar la superficie completamente limpia y lista para continuar trabajando sobre ella.

A pesar de que, como dijimos, la tarea de restauración de las persianas es un tanto similar a la de las ventanas de madera, hay un punto en el que no coinciden. Digo esto porque si bien cuando restauramos las ventanas exteriores solemos lijar la madera una vez limpia, en este caso no conviene realizarlo, salvo en caso de que queden numerosos restos muy pegados a las lamas.

Cuando hayamos finalizado el proceso de decapado, lo siguiente será retirar los restos con un paño. Luego, si lo que deseamos es lacar las persianas, lo que debemos realizar es aplicación de una selladora sintética y después una pintura para exteriores resistente a la intemperie. Cuando pintemos, lo más indicado es hacerlo con una pistola con compresor.

Otra de las alternativas es la de dejar el color original de la persiana. En caso de que esa sea la elección, lo que habrá que aplicar es una capa de barniz de poro abierto para exteriores, lo que permitirá que la persiana se dilate, se contraiga y pueda respirar sin inconvenientes.

Fuente: Consumer

Foto: Persiana de madera por Ron LD en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...