Cómo sustituir una lama de persiana rota

Cambiar los pliegues dañados de una persiana no es una tarea compleja y puede ahorrarte mucho dinero, si lo haces en casa. Asimismo, podrás renovar tu protector cada vez que lo desees.

Cambia tu persiana rota

Las persianas representan la forma más sencilla de “vestir” un espacio. Con sus distintos estilos, materiales y colores, suman elegancia y calidez a la decoración. No obstante, casi todas están compuestas por pliegues que pueden dañarse con el tiempo. Aprender cómo sustituir una lama de persiana rota puede ahorrarte gastos y frustraciones.

Uno de los sistemas de funcionamiento de las persianas, consta de enrollar sobre sí misma sus pliegues para “guardarlos” en un compartimiento, también conocido como tambor, ubicado en la parte superior. Con su mecanismo, manual o automático, puede desplegarse o plegarse, según tus necesidades. El problema surge cuando una o varias de esas lamas se rompen. Se daña su apariencia, afecta su funcionalidad y genera algo de estrés. Si logras solucionarlo, te evitarás esos y otros tantos disgustos.

¿Se rompieron las lamas de tus persianas? Cámbialas ahora

Dependiendo del material, los pliegues de las persianas pueden sufrir rupturas con facilidad, especialmente si son de plástico. Sin embargo, para remplazarlas no es necesario contratar a un profesional. Numerosos tutoriales en Internet te permitirán hacerlo tú mismo. Sigue estos tips y podrás cambiar la lama de persiana rota: 

  • Tambor. Retira la tapa del compartimiento superior de la persiana, el cual debe estar fijado a la pared con tornillos o juntas de estanqueidad.
  • Flejes de sujeción. Quita las viejas cintas, que van desde la última lama hasta el eje de metal de esta cortina.
  • Limpieza. Aprovecha de asear con detenimiento cada lama, pues suelen acumular suciedad.
    Desmontaje. Es momento de desatornillar la rastra de la persiana. No olvides colocar los tornillos en un sitio seguro, para evitar que se pierdan.
  • Cinta para el anclaje. Debes soltarla con rigurosidad. Si está fijada, tira con fuerza usando unas pinzas. Es importante que la retires por completo, halando desde el eje, que está en lo alto.
  • Verificación de nivel. La posición del eje debe ser recto. Si éste se ha corrido por alguna razón, puede ocasionar que todo el sistema falle al plegar la persiana.
  • Cinta. Debes sacar el eje del cajón de la cortina. Pasa un paño suave para limpiarlo y quita la banda puesta en el punto ancla, que tenga en el cilindro del eje. Para poder quitarla, si tu intención es poner una nueva, debes cortar la vieja.
  • Rodamientos. Conviene colocar nuevas bases de los mismos. Asegura con un destornillador, justo en el mismo sitio que marcan, para que no se pierda el rasante del eje.
  • Revisión. Observa dónde está situada la lama deteriorada. Para quitarla, debes halar por un lateral de la persiana hasta que haya salido por completo. Debes hacerlo con cuidado.
  • Reemplazo. Requieres encontrar una del mismo color o en su defecto, que continúes la línea con la lama siguiente. Aunque quedará un poco más corta, no se notará si solo se trata de una. ¿Es la lama que debes retirar la última? ¿Es la de sujeta los anclajes del eje? Esto también tiene solución. Debes quitar el mecanismo de soporte, que son unos elementos adecuados para las bandas o flejes.

Material apropiado

Las persianas más comunes son de aluminio y PVC. Cada una ofrece amplios beneficios según las necesidades del comprador. Las  de aluminio térmico, por ejemplo, suelen pesar mucho menos y aunque son más costosas, son mucho más resistentes. Contienen la temperatura de la habitación y protegen de la luz al 100%. Las de PVC, por su parte, suelen ser más pesadas y durar un poco menos. Por ello son más económicas. No retienen la temperatura externa de la habitación, y evitan la entrada de luz parcialmente.

Comprar una persiana brinda amplios beneficios, ya que no retienen polvo y bacterias con tanta facilidad como las telas. Al mismo tiempo, aíslan del ruido. Si aprendes cómo sustituir una lama de persiana rota, tendrás protección de la luz solar para rato. Enrrollables, eléctricas o de seguridad. Busca la que mejor te convenga. Y arregla tú mismo tu persiana. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...