Construimos un Estanque en el Jardín

La construcción de un estanque de pequeñas dimensiones es para nada difícil, mucho menos su mantenimiento. Unas pocas recomendaciones hará que la tarea sea correctamente hecha.

El poseer una pequeña laguna en nuestro jardín es el sueño de muchos de nosotros, en la que podamos disfrutar de las horas en familia, plantar variedad de plantas acuáticas de hermosas hojas y flores, y tal vez y con mayores conocimientos logremos incorporar peces, para hacer un ambiente aun mas “natural”, un rinconcillo de paraíso en el patio de casa.

La construcción de un estanque de pequeñas dimensiones es para nada difícil, mucho menos su mantenimiento. Unas pocas recomendaciones hará que la tarea sea correctamente hecha, y con un poco de ayuda de toda la familia, absolutamente placentera.

El tamaño y el lugar de ubicación

Antes de la construcción, en el momento de planificación tenemos que definir dos cosas importantes, el tamaño y la ubicación que tendrán. Con lo que respecta al tamaño, se puede decir que debe ser proporcional con las dimensiones generales del jardín. Y con respecto a la ubicación hay mas puntos a tener en cuenta; la luz del sol aconsejable para un estanque es de alrededor de unas 5 horas diarias, por lo que debe colocarse en sitios sin demasiada incidencia de los rayos solares que favorecen al crecimientos excesivo de algas y al calentamiento del agua, lo que puede perjudicar a las plantas directamente.

Otro consejo es encontrar un lugar donde tenga el reparo del viento, si se producen vientos fuertes en la zona, si no esto no es problema. También cuidar que no esté demasiado cerca de raíces de árboles que puedan romper el recubrimiento durante su crecimiento, y de árboles que con sus hojas ensucien constantemente el agua. Buscar un sitio que pueda apreciarse desde distintos puntos de casa es también a tener en cuenta.

La profundidad de un estanque de jardín es de aproximadamente 60 centímetros, la cual puede disminuir a unos 30 o 40 centímetros si es muy pequeño o aumentar hasta llegar al metro de profundidad en estanques de mayores proporciones.

La fabricación se puede llevar a cabo de distintas formas. Una es utilizando una pileta o estanque prefabricado construido de materiales impermeables y que solo basta colocar en la perforación del suelo y lista para llenar con agua. Otra es hacer obras de albañilería como si se tratase de una piscina de natación, forma mas compleja y casi innecesaria para un estanque de pequeñas proporciones. Y por ultimo, es haciendo un hoyo en el suelo e impermeabilizándolo con plásticos, que es lo que explicaremos a continuación. Esta es una forma económica y fácil de hacerlo.



Manos a la obra

Las dimensiones de nuestro estanque no son demasiado grandes. Es solo de unos dos por 3 metros de ancho y unos 50 centímetros de profundidad. Una vez seleccionado el sitio donde lo emplazaremos, delimitamos el lugar o lo marcamos sobre la superficie del terreno para darnos una idea de las proporciones y el aspecto que tendrá con respecto a su entorno una vez haya quedado terminado.

Al momento de cavar el pozo se lo hace normalmente con pala y asada. Lo importante es la forma que este tendrá. Puede ser redondo, ovalado, en “forma de riñón” o rectangular, e incluso nos podemos poner a jugar con las formas para lograr diseños originales.

Con respecto a las profundidades, es conveniente que tenga diversos niveles por lo menos dos para colocar plantas de distintos tipos y con distintos requerimientos de humedad. Por lo que se puede hacer en el centro un hoyo mas profundo y en los bordes llegar a una profundidad menor de 20 a 30 centímetros e incluso 5 a 10 para apoyar las macetas de las plantas de los bordes y con necesidad de poco agua. Las bases de estas profundidades debe ser plana, en forma escalonado o de terrazas.

La colocación de la lámina impermeabilizante

Antes de la colocación de la lámina se deben quitar todo tipo de impurezas de la tierra como piedras o raíces, y si desea dar una superficie mas esponjosa para que la membrana no sufra daños se puede agregar unos 5 centímetros de arena en el fondo.

Para que la tierra no absorba el agua se necesita colocar una lámina de plástico de polietileno o PVC que en lo posible sea de una sola pieza. Esta lámina debe cubrir todo el estanque completamente, sin que queden partes vacías por debajo de ella, pero tratando de dejar la menor cantidad de dobleces y arrugas posibles. Además debe sobrepasar el borde del estanque de 30 a 50 centímetros. Este sobrante luego se tapará con tierra, arena, plantas, césped o distintos tipo de piedras.

El llenado del estanque se debe hacer con agua limpia, si se utiliza agua de la red o con coloro se debería esperar un par de días antes de ubicar plantas para que se evapore el cloro. Es posible que durante el llenado y la colocación de las plantas el agua se enturbie, lo que se revertirá al cabo de unos días.

Utilización de filtros

El uso de filtros en estanques puede ser útil para eliminar sustancias que puedan ser perjudiciales para las plantas, las algas y eventualmente los peces que pudieran haber en el estanque.

Existen diversos tipo de filtros los que difieren en el tipo de uso, características y costo. Podemos encontrar filtros biológicos o bio-filtros, filtros ultravioletas, filtros mecánicos de esponja, filtro de presión.

Mantenimiento del estanque

La evaporación y las lluvias hará que el nivel varíe. Mantenga constantemente con agua el estanque para el bienestar de las platas. Se recomienda su desagote y limpieza completamente cada 2 años. Es posible utilizar productos para controlar la acidez y la alcalinidad del agua, favoreciendo al desarrollo de las plantas.
Tipo de plantas y su colocación

La variedad de las plantas es muy amplia y se logran conseguir fácilmente. Existen variedades para cada uno de los sectores del estanque. Las plantas de deben colocar en macetas con tierra abonada, la que se sumergirá en el estanque. Para las plantas de la ribera esto no es necesario pudiéndolas plantar en los bordes o ribera.

Plantas de aguas profundas: Sus hojas dan sombra e impiden el desarrollo de algas y llegan a la superficie.

Plantas flotantes: Flotan en la superficie y sus raíces están sueltas en el agua y no en macetas. Jacinto de agua, Pistia o lechuga de agua, Salvinia natans.

Plantas oxigenadoras: se encargan de enriquecer el agua con oxígeno y de descomponer las sustancias nocivas. Permanecen sumergidas y sirven para mantener el agua clara y sin algas. Ceratio, Ranunculo, Verdin, utricula

Plantas de ribera: Se sitúan en borde 5 a 10 cm. sobre el nivel del agua. Calas, Cyperus papyrus, Glyceria variegata, Iris sibirica, Juncos inflexus, Mentha acuática, Pontideria cordata, Scirpus cebreinus, Tipha,Veronica vegabunda.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...