Crea tus propias alfombras y revestimientos de cuero

Ahora puedes hacer revestimientos de cuero tú mismo utilizando una técnica asequible que te dará buenos resultados y un coste muy bajo

ting

Algunos revestimientos de superficies cuentan con una personalidad y una belleza que sorprenden. Este es el caso de las correas de cuero utilizadas por Ting para crear todo tipo de elementos decorativos para suelos, paredes e incluso puertas. El resultado es altamente elegante y acogedor pero puede ser privativo debido al precio que pueden llegar a alcanzar estos productos de lujo.

Sin embargo, no hay por qué renunciar a un revestimiento o alfombra de cuero de tal calidad si se tiene un poco de maña y ganas de trabajar en ello. Con una buena selección de cinturones y una idea clara del resultado que se desea obtener, se puede crear en casa el revestimiento más elegante a partir de elemento reciclados.

Para conseguir un resultado homogéneo la clave está en encontrar la mejor manera de unir los cinturones de cuero. En algunos casos, y siempre en función del efecto que se desee crear, se puede optar por coser con hilo fuerte cada pieza y aprovechar el sistema de unión para introducir detalles decorativos de gran interés.

Pero coser el cuero puede resultar complejo y laborioso además de no proporcionar una superficie fuerte y estable que unifique los cinturones como si se tratase de una sola pieza. Para conseguir este efecto de uniformidad es mucho mejor optar por un soporte secundario como una tela. Para soportar el peso de las correas de cuero, el tejido debe ser resistente y, con el objetivo de evitar deformaciones y desperfectos posteriores, será recomendable utilizar un tejido estable y de calidad como el lino o un tejido sintético como el poliéster.

Para unir las piezas de cuero al soporte secundario se recomienda utilizar una cola de contacto que se deberá aplicar en ambas superficies y esperar a que seque el disolvente. Cuando la textura de la cola sea la adecuada se unen los cinturones de cuero al soporte configurando el diseño deseado y se aplica peso de forma constante y uniforme para conseguir la unión perfecta de las piezas y potenciar una textura lisa en toda la superficie.

Para la unión con un adhesivo termofusible se deberá disponer el adhesivo entre las piezas y aplicar calor y presión sobre la superficie mediante el uso de una plancha corriente. Para proteger la superficie del calor directo es importante interponer un tejido fino, un plástico termoestable o aplicar el calor sobre el soporte secundario, es decir, por el reverso.

Vía e imagen: Ting London

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...