Dale una vida nueva a tus muebles restaurándolos

La rehabilitación del mobiliario es una buena opción para actualizar esos muebles que tienes en casa y que ya no usas. ¿Quieres saber cómo hacerlo? Te lo explicamos a continuación.

La restauración de muebles: una nueva vida para tu mobiliario

Seguramente tendrás en casa un viejo mueble que ya no te gusta porque se ha quedado obsoleto o quizás conserves un conjunto de sillas antiguas que ya no usas, pero este mobiliario puede convertirse en tu preferido gracias a una restauración. Este proceso te permitirá adaptar los muebles o las sillas totalmente a tu gusto para que encajen con tu estilo de decoración.

Con la restauración del mobiliario también podrás disfrutar de tu tiempo libre haciendo trabajos manuales. Puede ser que esta actividad se convierta en una de tus aficiones favoritas.

Cómo restaurar un mueble paso a paso

Para rehabilitar un mueble lo que debes hacer es:

  1. Comprueba el estado de la pieza. En primer lugar, tienes que observar con detalle el mueble o la silla que vas a restaurar para planificar el proceso de reparación. Fíjate bien en lo que vas a necesitar cambiar para adquirir todo aquello que sea imprescindible antes de empezar con la restauración.
  2. Reúne los materiales necesarios. Haz una lista con todas las herramientas y recursos que te harán falta para renovar el mobiliario. Luego colócalos todos de forma ordenada en un mismo espacio para que cuando empieces con la rehabilitación los tengas a mano. Además, no olvides comprar una mascarilla y guantes para protegerte durante el proceso.
  3. Elige el lugar para trabajar. Se recomienda no realizar la restauración en un lugar al aire libre ya que el viento y el sol dañan la madera y la pintura. Lo mejor es escoger un espacio que mantenga una temperatura estable y que se encuentre alejado de focos de calor o frío.
  4. Limpia el mueble. Debes hacer esta tarea prestando mucha atención y sin olvidarte de ninguna parte oculta del mueble. Para ello, podrás utilizar un trapo húmedo con un poco de jabón neutro. Después debes dejar que se seque. Si tras la limpieza las manchas no se van, espera hasta que el mobiliario se lije. En ese momento, podrás emplear un cepillo de dientes muy duro mojado en disolvente.
  5. Elimina la pintura o el barniz. Para quitar la pintura o el barniz tendrás que aplicar decapante y retirarlo posteriormente con una espátula. Repite esta operación las veces que sean necesarias. Por último, pasa una lija de grano fino.
  6. Pinta o barniza el mueble. Aplica una capa de pintura o barniz y deja secar durante 24 horas. Lija el mueble, limpia el polvo y vuelve a suministrar una mano de pintura o barniz. Recuerda hacerlo siempre en el mismo sentido que la veta de la madera. Si quieres que tenga un aspecto mucho más natural dale una capa de cera incolora con un algodón.

Ahora ya solo te queda seleccionar el mueble que vas a reparar y ponerte manos a la obra. El resultado te sorprenderá.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...