¡Estantes originales con una simple caja de madera!

Organiza todos tus libros en estos originales estantes que podrás conseguir tú mismo, partiendo por la mitad una caja de madera y pintándola del color que más te guste.

Estante caja madera

Hace tiempo que vengo pensando en alguna idea que pueda solucionarme la cantidad de libros apelotonados que guardo en el trastero de mi casera. Poner orden y hacerlo con estilo no siempre es lo más fácil. Tampoco quería recurrir a las típicas estanterías horizontales ni a un puñado de armarios cerrados con puertas que no dejaran ver el atractivo de los libros. Andaba totalmente perdido, y supongo que alguien habrá en el mundo en mis mismas circunstancias, cuando de repente me he topado con esta solución tan original y fácil de conseguir. Me ha fascinado su sencillez, su innovación y sobre todo el hecho de que cada uno pueda crearse el suyo sin gastarse apenas un céntimo.

La idea es conseguir hacer nuestras propias estanterías pero a modo de cesto. Esto permite romper con la monotonía de los típicos estantes de pared, y al mismo tiempo deja los libros totalmente accesibles y a la vista, aunque también puede ser ideal para colocar revistas o cualquier otra cosa que se nos ocurra. Eso que veis en la fotografía colgando en la pared no es sino una caja de madera partida por la mitad, literalmente. Las típicas cajas donde a veces viene la fruta, de esas que podemos encontrar por muchos sitios y con mil utilidades diferentes, ahora pueden servirnos como estanterías.

El autor de esta idea ha cortado la caja por la mitad, de forma simétrica, y ha querido darle un toque personal a la madera pintándola de color blanco para sintonizar con el tono de las paredes y ofrecerle un toque elegante al diseño. La caja está abierta a través de diferentes ranuras lo que le da un aspecto muy atractivo. De cada caja podemos obtener un total de dos estantes de este tipo y, siguiendo el ejemplo, podemos colocarlos uno encima del otro o siguiendo cualquier otra disposición según el espacio con el que disponga nuestra pared y la cantidad de estantes que necesitemos.

Colgarlas en la pared será casi tan sencillo como el resto de pasos. En cualquier ferretería podrán vendernos unas pletinas donde enganchar los tornillos y dejarlas bien sujetas a la pared. Dado que el peso que van a soportar no será excesivo, por el espacio reducido con el que contamos, no habrá peligro de derrumbe. Ideal para colocar en una habitación, estudio o trastero, como será mi caso. ¿Qué os ha parecido? ¿Lo haréis?

Vía: iHeart Organizing

Foto: Pinterest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...