Fabrica tus propias cestas reciclando papel

El papel es un buen aliado para la fabricación de cestas de mimbre y otros objetos útiles para el hogar

Las cestas son elementos tradicionales que se han mantenido en uso hasta la actualidad gracias a su funcionalidad, así como a su estética sencilla y atractiva que aporta un toque hogareño y acogedor a cualquier rincón de la casa. Ya sean de mimbre o esparto, las cestas se han fabricado tradicionalmente a partir de fibras vegetales introduciéndose nuevos materiales con el paso del tiempo y el avance tecnológico que han permitido la presencia de plásticos en este sector.

Desde una pequeña cestita en el recibidor para dejar las llaves o guardar el correo, hasta un conjunto de cestas forradas de tela como organizador para una estantería o armario, este objeto de toda la vida se puede renovar y ofrecer un aspecto actual y contemporáneo que permita dar un estilo personal a la decoración.

Pero ¿por qué no utilizar materiales reciclados para hacer las cestas en casa? En algunos comercios se pueden encontrar diferentes tamaños y modelos de la misma forma que un comprador se puede asustar con algunos precios. No es necesario sufrir ese miedo ni recorrer tienda tras tienda buscando el tamaño y forma perfectos para nuestro mueble. Con papel de periódico y un poco de adhesivo puedes fabricar tu propia cesta para luego personalizarla con el color que desees o forrarla con tejidos diversos que completen el diseño.

Comienza utilizando una varilla fina para enrollar el papel formando pequeños cilindros. Un palillo de madera de los comercializados para las brochetas será la herramienta perfecta. La idea es crear finos cilindros de papel que se asemejen a las fibras de mimbre con las que se realizaban las antiguas cestas. Para unir el papel y endurecerlo ligeramente se puede utilizar un adhesivo tal como la cola de carpintero.

Con un cartón fino crea la forma de la base de tu futura cesta y pega en ella algunas de las fibras creadas con papel para conformar una estructura básica sobre la cual tejer el resto de cilindros. Comenzar con cestas circulares de pequeño tamaño es lo más aconsejable para adquirir destreza.

Para conseguir la forma final solo tienes que ir enlazando los cilindros de papel en torno a la primera estructura de forma que siempre se alternen las distintas pasadas. Termina tu cesta aplicado una capa de pintura y un barniz protector para aportar color, brillo y fuerza al conjunto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...