Hogares de lavanda

Descubre cómo hacer tus propios sacos de tela aromatizados con lavanda para acabar con los malos olores del hogar: cajones y armarios ¡ahora toca oler bien!

Lavanda

No se sabe muy bien por qué pero los malos olores se acumulan con facilidad al final del verano, quizá porque con tantas vacaciones hayamos desatendido más de la cuenta el hogar. Hay muchas formas de perfumar la casa para devolverle una buena fragancia, pero sin duda una de las que más ha triunfado desde tiempos remotos ha sido la utilización de lavanda; ya sabéis: esas plantas violáceas que reinan como objeto de decoración y también como objeto aromatizante y medicinal. Y si queremos beneficiarnos de su maravilloso aroma sin tener plantas de por medio, entonces la solución pasa por crear ¡saquitos de lavanda! Una tarea realmente sencilla que podemos realizar en casa nosotros mismos. Veamos cómo:

Aunque podemos adquirir estos sacos de forma individual, es mucho más divertido crear los nuestros propios y personalizarnos a nuestro gusto. Podemos emplear para ello todo tipo de telas que tengamos por casa o que nos hayan sobrado de otros trabajos DIY. Nos servirá cualquier tejido para preparar nuestro saco aromático: podemos innovar con algo atrevido, apostar por una tela decorativa monocolor o algo más moderno con dibujos alegres, e incluso decorada con brillantes y lentejuelas. La tela puede ir personalizada con nuestro nombre o alguna palabra identificativa que nos guste. Una vez seleccionada la tela únicamente tendremos que rellenarla con lavanda y cerrarla mediante algún cordel.

La lavanda podemos encontrarla de manera natural en algún campo o monte cercano a nuestra casa, o si estamos dispuestos a ahorrarnos las molestias a cambio de un poco de dinero, podemos adquirirla también en alguna herboristería o comprarla directamente en una tienda online. Recordad, eso sí, que la lavanda debe ser seca. Una vez la tengamos en mano, introduciremos las flores de lavanda en el interior de los sacos preparados que bien pueden ir amarrados con una cuerda o también cosidos, si tenemos un poco de dominio en el arte del corte y confección. Según diseñemos la tela, el saco nos saldrá más o menos grande, con una u otra forma.

Con estos pasos tan sencillos, obtendremos nuestros sacos personalizados de lavanda seca y conseguiremos mantener un aroma agradable en nuestros cajones, armarios y cualquier otra estancia del hogar. Era el viejo truco que utilizaban nuestras abuelas y nuestras madres y que ahora podemos mantener como tradición. Además de alegrar el olfato, también nos servirá a modo decorativo, así que podéis colocar los saquitos a la vista.

Foto: Pixabay

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...