Ideas para restaurar los muebles

Probablemente tienes mobiliario de excelente calidad y resistencia, pero deslucido por el paso de los años. Telas, papel de lija, pinturas en aerosol, espuma y pinceles son algunos de los materiales que necesitarás para dejarlos como nuevos.

Ideas para restaurar los muebles

Si quieres refrescar la apariencia de tus muebles, tienes muchas alternativas para hacerlo, incluso con tus propias manos. Con el aclarado de madera, por ejemplo, puedes darle un look natural a esa cómoda que tanto te gusta, mientras que con el aerosol, podrás potenciar los colores de la mesa o el sofá del jardín. También puedes optar por el tapizado o el recubrimiento de cojines en los sillones de la sala. No importa qué tan antiguos sean. Si su estructura está en buen estado, podrás restaurarlos y darles una nueva vida.

Textiles para renovar los muebles

Los diseños, tonos y texturas de las tales son casi infinitos. Escoge según el uso que le das a tus muebles, el estilo de tu decoración y, por supuesto, de tus dotes con las manualidades. Prueba con estas soluciones: 

  • Recubre los cojines. La experticia que demanda es poca, por lo que puedes animarte a hacerlo tú misma.  Necesitarás la tela para la nueva cobertura, espuma para el relleno y una grapadora cargada. Comienza por desatornillar el almohadón del asiento, retira la tela desgastada para usarla a modo de patrón y así tener las medidas exactas. Revisa el estado de la espuma. Si está deteriorada o brinda escaso confort, sustituye por una nueva. Sólo resta forrar el almohadón con la tela que elegiste, grapa y atornillar nuevamente.
  • Tapiza fácilmente. Para esto sí necesitarás más habilidad. Si quieres aprender todos los secretos para obtener un acabado profesional, querrás tener el libro de tapicería escrito por Matthew Healy. Cuando te sumerjas en esta aventura, no dudes en tomar fotos de cada paso que realices. Además, resulta muy útil guardar la tela vieja para emplearla a manera de patrón. Si llegas a notar alguna falla estructural, busca ayuda de un especialista.

Otras formas de restaurar el mobiliario

Definitivamente hay trucos infalibles para renovar los muebles. Sólo hay que dar con la técnica adecuada. Intenta con uno de estos y haz que luzcan como nuevos. 

Blanquear la madera

Para hacer esto necesitarás contar con un cepillo de cobre, lija, cera especial para decapar, solución sellante, tiras de tela y cera translúcida. Utiliza el papel de lija junto al cepillo de cobre para tener una mayor calidad de blanqueado. Empieza por limar y aspirar. Luego-con ayuda de un paño-remueve el polvo adherido a la madera.

Existen dos formas de aplicar esta técnica. La primera es empleando cera o líquido decapante, y la segunda una solución a base de tapaporos y agua. Cuando hayas elegido el producto, espárcelo con el trapo. Si preferiste la cera, retira el excedente con un estropajo y añade una cera translúcida para sellar. Si te inclinaste por el tapaporos, será suficiente con que limpies el área tras su aplicación. Finalmente, cuando la superficie haya secado, aplica una película del poliuretano.

Una manito de pintura

Sea en aerosol, óleo o de leche, la pintura te permitirá rescatar esos muebles que estaban por parar en el ático. Su versatilidad y simpleza te fascinarán.

  • Aerosol. Si tus muebles de la terraza o patio necesitan “una mano de gato”, será suficiente con que elijas uno especial para exterior. De esta manera te aseguras de que soporte mejor los rayos UV, el viento, la lluvia y demás. El resto de materiales lo completan guantes de goma, tapabocas y trapo. Primero, asegúrate de limpiar bien tu mobiliario. Lima irregularidades, arañazos o marcas. Ponte guantes y tapabocas, y al momento de pintar hazlo a cielo abierto, haciendo líneas parejas. Obtendrás un exquisito efecto en pocas capas delgadas.
  • Óleo. Se recomienda que las uses en espacios abiertos. Necesitarás paños, papeles de lijas, rodillos compactos de espuma blanquecina, sellante, disolvente especial y cinta carrocera. Aparta las gavetas y accesorios de la pieza a restaurar, lima todo el exterior y quita los restos de aserrín. Pega la cinta a los bordes y las gavetas. Pon el sellante y deja que seque. Para culminar, aplica con el rodillo la pintura, tratando de conseguir un efecto uniforme. Comienza desde la parte superior, espera que cada capa seque antes de aplicar la siguiente.
  • Leche. Es la variedad más amigable con el ambiente. La venden en polvo para que hagas la mezcla en casa. También es inofensiva y te ofrece una amplia gama de tonos. Sólo requieres unas varillas para remover, pinceles y un paño.

Con estos tips podrás alargar la vida útil de tus muebles sin que desluzcan tus estancias. Tienes una alternativa para cada gusto y que se adapta a tus habilidades.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...