Limpieza y mantenimiento del difusor de duchas

Uno de los problemas más comunes en la ducha es el atascamiento o la suciedad producida por el uso en el difusor. Para que este funcione como si se tratara del primer día, es importante que le realicemos cada algunos meses una correcta limpieza y un óptimo mantenimiento. A continuación, algunos pasos a seguir para lograr dicho propósito.

Limpieza y mantenimiento del difusor de duchas

Con el correr de los años la decoración ha avanzado desde diferentes puntos de vista, sobre todo de la mano de las nuevas tecnologías. En el caso de las griferías es uno de los aspectos en los que hemos visto y seguiremos viendo un sinfín de posibilidades diversas a la hora de elegir aquellas para nuestros baños.

Específicamente en el caso de las duchas, que es de lo que nos ocuparemos hoy, diferentes modelos se ofrecen en un amplio mercado que no deja de innovar al respecto. Sin embargo, a pesar de ser cada día más lindos y de ofrecernos cada vez más posibilidades de elección, al igual que ha sucedido siempre, los difusores de ducha, con el correr del tiempo, comienzan a presentar algunos inconvenientes.

A partir de ello es importante que sepamos cómo debemos mantenerlo y limpiarlo para que nuestra ducha funcione y se encuentre siempre como si se tratara del primer día de uso.


Uno de los problemas más comunes es el bloqueo de los orificios causado en la mayoría de los casos por sarro. Para solucionar ese inconveniente, tan solo debemos seguir los siguientes pasos:

Lo primero será desatornilla el difusor y pasar un cepillo de cerdas plásticas finas intentando introducir las cerdas por los pequeños agujeros. En caso de que con esto no sea suficiente, optaremos por poner a hervir el difusor en vinagre durante 10 minutos. Si el problema perdura tendremos que comprar una nueva pieza, que en definitiva no es tan costosa.

Esto en el caso de que haya atascamiento del difusor, en cuanto a la limpieza y mantenimiento del mismo, deberemos desarmarlo y separar las partes. Luego prepararemos un recipiente con una mezcla de 4 partes de agua y 1 de vinagre blanco, agitando para que se produzca bien la mezcla.

Más tarde pondremos las piezas en remojos en dicho recipiente y lo dejaremos de 20 a 30 minutos sumergidos. Una vez pasado el tiempo utilizaremos un cepillo para limpiar todas las partes de las piezas con el objetivo de retirar los restos de sarro que queden.

Finalmente, el último de los pasos será el de rearmar el difusor, respetando el lugar de las partes y reinstalarlo. Probaremos su correcto funcionamiento y comprobaremos si el agua sale por todos los orificios y con correcta presión. En caso de que esto no fuere así, habrá que repetir los pasos indicados anteriormente.

Realmente es una tarea muy sencilla y que nos solucionará un problema muy común de las duchas viejas y modernas.

Fuente: Hagalo usted mismo

Foto: Baño por Piutus en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...