No dejes que el moho te invada. Hazlo desaparecer con estos 6 trucos caseros

El moho es antiestético, pero además es una amenaza para la salud de quienes se exponen a él. ¡Acabalo! ¿Cómo? Atiende a estos prácticos trucos domésticos.

moho

Con los constantes cambios de clima, es común que se condense la humedad en casa y aparezca el terrible moho en paredes, techos y pisos. Pero el hecho de que sea habitual, no quiere decir que tengas que acostumbrarte.

Además de desagradable, la humedad deteriora la estructura de las edificaciones y concentra hongos tóxicos que afectan la piel, las vías respiratorias y el sistema inmunológico, así que no le des tregua. Si hay moho en tu vivienda elimínalo antes de que se adueñe de tu territorio y cause estragos en él.

Control de la humedad para eliminar el moho

Sobrará el profesional que ofrezca como primera opción controlar la humedad, e indudablemente es necesario. Debe chequearse la habitación o área afectada, corregir la fuga de agua (si la hay), y tratar de deshumidificar el espacio, utilizando extractores o abriendo puertas y ventanas en días de sol.

Aún habiendo solucionado ese problema, el hongo seguirá allí, y debes desaparecerlo. Los productos más conocidos contienen potentes químicos a los que se les huye por temor a intoxicaciones o reacciones alérgicas, pero afortunadamente existen decenas de trucos domésticos que te ayudarán en esta tarea, sin poner en riesgo tu bienestar, y con unos resultados increíbles.

Moho: Combatiendo al enemigo

Tu alacena está llena de productos que jamás pensaste podrían tener otro uso más que aderezar tus ensaladas, desinfectar heridas o mejorar tu alimentación. Aunque no lo creas, pueden ser el antídoto más efectivo para la eliminación de ese moho que tantos inconvenientes te ha causado y, lo mejor, sin que tengas que alterar tu presupuesto. Presta atención:

  • Vinagre: Es un potente antibacterial. Solo tienes que verter en un envase con dispensador una taza de vinagre blanco puro o, si prefieres, con una ración igual de agua. Luego rocía, deja actuar por 15 minutos y limpia con un trapo. Repite la acción las veces que sean necesarias hasta sanear completamente. El vinagre de manzana también es efectivo.
  • Agua oxigenada: Desinfecta y blanquea. Debes colocarla sin diluir, dejarla actuar por 15 o 20 minutos y retirar con una esponja gruesa o cepillo. Funciona además mezclada en agua tibia, y se retira de igual manera.
  • Vodka: No solo sirve para animar tus veladas y darle calor al cuerpo. Por su alto contenido de alcohol contribuye a la eliminación de hongos y bacterias. Puede verterse directamente o con ayuda de un rociador. Lo ideal es dejarla reposar por media hora, aclarar con un poco de agua y frotar con una esponja, paño o cepillo hasta que se empiecen a notar sus frutos.
  • Bicarbonato. Una solución a base de bicarbonato de sodio, agua oxigenada y vinagre blanco por partes iguales, esparcida sobre la pared “vestida” de moho, es un arma letal contra él. Al cabo de 20 minutos asea con suficiente agua y verás tu pared como nueva.
  • Aceite de árbol de té: Es antiviral. Si lo tienes en casa sácale provecho y si no, vale la pena pagar un poco por él. Se usa una cucharada por cada dos tazas de agua, y se riega sobre el moho. Tiene un olor fuerte, pero se desvanece con los días, al igual que el hongo.
  • Extracto de semilla de toronja: No siempre se posee, pero es fácil de conseguir. Tiene propiedades antifúngicas y algo muy bueno, su olor es riquísimo. Veinte gotas en una taza de agua serán suficientes. Al cabo de 35 minutos, la horrenda capa negruzca se habrá ido, y tu estarás feliz.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...