Persianas en el hogar, muy fáciles de arreglar

El deterioro de una lama vieja o la rotura de la cinta son algunos de los problemas más comunes de las persianas. Por suerte, solucionarlo es algo muy sencillo, que con pocas herramientas y buena voluntad podemos realizar rápidamente. Aprende en este post a solucionar estos problemas comunes en las persianas.

Las persianas, sean del material que sean, con el paso del tiempo y el uso suelen presentar una serie de problemas, que en general suelen ser los mismos: cintas que se rompen, lamas que se estropean, persianas que se traban, en fin, una serie de inconvenientes muy comunes, producidos por el uso constante del elemento. Hoy, para que este problema tan común en los hogares no se transforme en un dolor de cabeza, conoceremos la solución a dos de las imperfecciones más comunes: Arreglar una persiana sustituyendo una lama vieja y cambiar la cinta deteriorada.

Aprende a solucionar algunos de los problemas más comunes de las persianas

Sustituir una lama vieja

En cuanto al primero de los casos, este es un problema muy común en las persianas de PVC, material muy utilizado para estos elementos. Por suerte la solución es muy sencilla. Veamos…

Lo primero que debemos hacer es comprar una lama nueva, luego desatornillaremos la caja de la persiana, los topes inferiores y sacaremos la persiana por arriba. Una vez fuera la desplegaremos hasta donde esté rota y quitaremos todas las lamas que están por debajo. Finalmente tendremos que sustituir la lama vieja por la nueva y asegurarnos que quede bien nivelada.

Una vez realizado esto, lo siguiente será recoger nuevamente la persiana girando el eje  e introducir nuevamente la persiana en su carril. Pondremos los topes y cerraremos adecuadamente la tapa.

Cambiar Cinta

La rotura de la cinta que nos permite subir y bajar las persianas es otro de los problemas más habituales.  Por surte también este es un inconveniente que podemos solucionar con un poco de maña.

En esta oportunidad el primer paso será quitar la tapa del tambor, para luego fijar la cinta con un clavo en la parte de arriba del mecanismo de recogida para poder soltar la persiana sin que el eje esté en continuo movimiento. Una vez realizado esto, entonces soltaremos la cinta por la parte de abajo y sacaremos la persiana por arriba tirando hacia nosotros. Finalmente, lo próximo será sacar la cinta vieja, no sin antes asegurarnos de tener bien sujetada la persiana. El último paso será enganchar la nueva cinta, introduciendo las lengüetas metálicas en las ranuras del eje.

Como verán, los problemas más comunes de las persianas pueden ser solucionados de manera sencilla, con pocas herramientas y con buena voluntad.

Fuente: articuloz.com
Foto: Persiana por  Contando Estrelas en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...