Trucos para pintar los azulejos de tu baño

Aunque muchos quisieran hacerlo, cambiar las baldosas del baño resulta muy costoso. La ventaja es que existen alternativas como los esmaltes, que ofrecen lindos acabados.

Así puedes pintar las baldosas de tu baño

Después de un tiempo, las baldosas del cuarto de baño acaban por deslucir el espacio. Aunque anteriormente lo más usual era cambiarlas, ahora la solución más práctica y económica es la pintura. Con un poco de esmalte podrás mejorar su apariencia, mientras ahorras en el proceso.

¿Qué se necesita para pintar la cerámica del baño?

Antes de aplicar el químico, debes tener algunos productos a la mano. Los más utilizados pueden ser:

  • Limpiador especial para baldosas o cerámica
  • Químico contra hongos
  • Esponja de nylon
  • Cinta de carrocero
  • Bandeja o envase para colocar el esmalte
  • Brochas y rodillos
  • Marcador para las juntas
  • Plástico protector
  • Pintura especial para el baño. La todo terreno al agua funciona muy bien.

¿Por dónde iniciar?

Primero que nada, los azulejos deben estar relucientes. Así garantizarás que el esmalte se fije de la manera correcta, consiguiendo un mejor acabado. Puedes emplear agua caliente y solución jabonosa para fregar bien. Ayúdate con una esponja de nylon. Si conseguiste el limpiador anti-hongos no dudes en utilizarlo. Haz énfasis en retirar el moho depositado en los bordes y juntas.

Seguidamente, remueve los excedentes de producto y suciedad con abundante agua limpia. Deja secar y coloca el plástico protector sobre el mobiliario y el suelo, para prevenir daños. Si no cuentas con él, puedes valerte de cubiertas en desuso o papel periódico. La cinta de carrocero ponla en los zócalos, gavetas y demás,

¡A pintar!

Con una brocha o pincel define con cuidado los bordes. Así la pintura se adherirá mucho mejor a la baldosa. Emplea el rodillo para cubrir el resto de la cerámica y aplica dos capas de esmalte para mayor cubrimiento. Entre una y otra espera cuatro horas. Verás que el baño lucirá totalmente fresco y prolijo.

Después de pintar, deja pasar entre 24 y 48 horas antes de usar la ducha. Cuando te toque lavar, recurre a limpiadores sin abrasivos para conservar su aspecto limpio y cuidado.

Consejos que garantizan un mejor acabado

Sabemos que en los detalles radica la diferencia. Por ende, ten en cuenta que necesitarás proteger también el sanitario, así como los bordes del techo.

Los productos anti-cal quitarán restos de grasa y polvo de tus paredes, siendo una opción estupenda para la conservación del trabajo.

Al momento de pintar cada baldosa, hazlo desde afuera hacia adentro. El rotulador resulta imprescindible para repasar una a una cada junta. 

Elige pinturas lavables que toleren golpes y humedad. El color dependerá del look que le quieras dar a tu baño.

Esta alternativa se acopla a un sinfín de presupuestos. Entre sus ventajas se cuenta que puedes hacerlo tu mismo, en menos tiempo del que se lleva sustituir las baldosas. ¿Lo mejor? Es más económica.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...