Pulseras de chapas: paso a paso

Este verano luce pulseras originales con mucho color. Podrás personalizarlas como más te guste, sin apenas coste ni apenas tiempo. Una manualidad entretenida para matar el verano y vestirte con complementos únicos. Aquí encontrarás una breve y útil guía de ayuda.

Pulsera chapas

Ahora que estamos en pleno verano y vamos ligeros de ropa, ostentando nuestras mejores pulseras, entre otras muchas joyas, podemos realizar una manualidad muy sencilla y conseguir elaborar nuestras propias pulseras de chapas. Esas que todos vosotros conoceréis, dado que se pusieron de moda hace algunos años y que, salvo que estéis dispuestos a pagar cinco euros por ellas o lo que os pidan, podéis ahorraros ese dinero e invertir vuestro tiempo de forma entretenida, con mínimos materiales.

Veamos detalladamente lo que necesitamos y cómo elaborarlas paso a paso. No os asustéis porque es realmente sencillo. Lo único que necesitamos es conseguir lógicamente chapas que bien pueden ser de Cocacola o Fanta si las queremos con el borde redondeado, o bien podemos coleccionar chapas de cerveza que suelen ser con el borde en recto, más apropiadas estas últimas si queremos pulseras más formales o para regalar a un chico. Necesitaremos recopilar 20 para cada pulsera que hagamos, aunque en algunos casos -según si la muñeca es muy estrecha, etc- puede que necesitemos dos menos o dos más. Después, si nos acercamos a alguna paquetería, podremos adquirir a un precio muy económico -apenas céntimos- cintas de tela de cualquier color que queramos, con un grosor aproximado de un dedo y una longitud de un metro. Para que os hagáis una idea, por cada metro de cinta conseguiremos una pulsera. Y antes de salir de la tienda no os olvidéis de comprar también un pequeño botón de cierre.

Ya tenemos los materiales, veamos cómo proceder. Cogemos la tela y la cortamos por la mitad para conseguir dos cintas de 50 centímetros cada una. Ahora, nos ayudamos de un clip para clavarlo en el extremo de una de las cintas y poder pasarlas con mayor facilidad entre los huecos de cada chapa. Lo único que tendremos que hacer es ir pasando la cinta entre los agujeros, primero superiores, y cuando acabemos haremos lo mismo con la otra cinta y los agujeros inferiores. Para empezar con ello, colocaremos dos chapas juntas, una encima de otra, haciendo coincidir la mitad de los agujeros, de forma que tengamos 3 agujeros en la parte superior y otros 3 en la parte inferior: uno será de una chapa, otro estará compartido por las dos chapas, y el tercero será de la otra chapa. Colocados de esta manera, pasaremos la cinta por el agujero de la primera chapa, luego volveremos a pasarla entre los dos agujeros de las dos chapas que hemos sobrepuesto, y finalmente volveremos a pasarla por el agujero de la segunda chapa.

Esto que explicado verbalmente parece un trabalenguas, es de lo más sencillo. Un proceso mecánico que una vez asimilado realizaremos de forma automática y sin dificultades. Lo único que tendremos que hacer es ir añadiendo chapas, de una en una, a lo largo, mientras vamos pasando la cinta entre los agujeros. Si tenéis dificultades aun así, podéis recurrir a algún tutorial de Youtube. En menos de 10 minutos habremos acabado con las 20 chapas. Recordad que tenemos que realizar este proceso tanto con los agujeros de la parte superior, como con los agujeros de la parte inferior, y por eso contamos con dos cintas. A la hora de pasarlas por los agujeros tendremos la precaución de dejar un trozo mínimo de tela, tanto al principio como al final de la pulsera. Veamos ahora por qué.

Cuando hemos acabado de pasar la tela, podemos retirar ya el clip que simplemente era un instrumento de ayuda, y solo nos falta poner el botón. ¿Cómo? Cosiéndolo. No hay que tener conocimientos de corte y confección para realizarlo. Simplemente, hilo y aguja. Colocamos el botón en uno de los extremos donde sobresale la cinta y lo cosemos -a través de los agujeros que presenta el propio botón- a la tela. El botón cuenta con dos partes: una es el cierre (un pequeño agujero) y otra el pitorrito que sirve para cerrar. Una de estas partes la coseremos en un extremo de la pulsera, y la otra en el otro extremo. Al hacerlo, tened en cuenta que la pulsera va a ir cerrada en torno a nuestra muñeca y por tanto, una parte del botón la coseremos cara arriba y la otra parte del botón cara abajo, para que al ponérnosla encaje el cierre sin problemas. Un detalle de lógica, pero que cabe mencionar para los más despistados.

Pues ya está todo. Deciros que existen miles de posibilidades diferentes a la hora de realizarlas. Podemos combinar chapas redondas y cuadradas, podemos adquirir chapas de colores en los chinos y emplearlas también de forma aislada o combinándolas. Podemos crear otro tipo de cierre si no nos convence el botón. Podemos recurrir a cintas de diferentes colores para que la pulsera sea bicolor, incluso para crear banderas de países, algo que nos puede servir muchísimo para cuando se dan esas emocionales finales de la Roja. Qué os puedo decir. Yo tengo una colección de pulseras de chapas de todos los colores y formas. ¿Os atrevéis?

Foto del autor

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...