Reciclar botellas para convertirlas en floreros

Si te gustan las tendencias de reciclaje para crear objetos decorativos en tu hogar, hoy te hablamos de las muchas posibilidades que hay de decorar con botellas.

botellas

Seguramente cuando hablamos de reciclar cosas, hablamos de darle una segunda oportunidad a aquello que iba a acabar en la basura, y al mismo tiempo, de evitarle un daño al medioambiente. E incluso si somos francos, hablamos también de ahorro, ya que en este caso, lo que consigamos recuperar, podremos evitar comprarlo como nuevo. Y hay cosas que cuando se ponen de moda, se repiten en uno y otro lado del mundo. Eso es lo que parece está ocurriendo con la tendencia de reciclar botellas para darles un nuevo uso muy específico: convertirlas en floreros.

Las botellas de cristal, como sabes, se reciclan cuando las echamos en los contenedores verdes, y acaban convertidas en otras botellas de cristal. Sin embargo, si en lugar de echarlas allí, al menos a unas cuantas, las convertimos en floreros, podremos presumir de objetos decorativos hechos por nosotros, al tiempo que nos ahorramos el dinero de su compra. Probablemente habrás ya visto muchos modelos hechos a mano en tutoriales e incluso en los muchos pines que en Pinterest te enseñan el paso a paso. Aunque en este caso, queremos hablarte de los convencionales, y de los que no lo son tanto.

Particularmente, todos esos jarrones a partir de botellas de cristal que se crean apostando por pegar cuerdas y cordeles variados en todo su cuerpo, o que utilizan distintas técnicas de pintura para convertir a las botellas en un jarrón, sí me gustan. Pero como todo, son tendencias que están repetidas hasta la saciedad, y que a no ser seas un fanático de ellas, acabarán por aburrirte. Quizás por eso, la naturalidad del siguiente tutorial me ha llamado más la atención. En ese sentido, el reciclaje de la botella para convertirla en un jarrón es exquisito, porque la botella, mantiene completamente su esencia.

En este enlace, puedes ver cómo convertir una botella en un jarrón que se cuelga de la pared. Lo que más me gusta es la manera de adherir ésta a la pieza de madera y como la pieza de madera queda como un objeto decorativo más en la pared de la estancia. La verdad es que a la hora de combinar este Hazlo tú mismo, yo me decantaría por hacerlo en uno de esos ambientes rústicos que tanto se llevan ahora, y que le dan un toque romántico a la habitación y recuerdan a esas casas rurales con tanto encanto cuyo turismo está tan en alza. ¿Qué te parece la propuesta?

Imagen: juantiagues

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...