Reparar desconchones en paredes

En muchas oportunidades, las paredes del hogar presentan pequeños desconches, sobre todo en casas en las que viven niños o mascotas. Como no hace falta repararlos y pintar toda la superficie, a continuación desarrollaremos el cómo reparar estos daños, pintándolos de modo tal que nos quede igual al resto de la superficie. Hacen falta muy pocos materiales y herramientas, tan solo un poco de buena voluntad.

Reparar desconches en paredes

No solo para pintar paredes nuevas hay que estar preparados, muchas veces nos topamos con pequeñas imperfecciones que nos impiden el trabajo. Sobre todo si se trata de un hogar donde habitan niños, perros o diferentes mascotas. Cualquier tipo de desperfecto en una pared, queda totalmente expuesto al momento de pintarlos.

Lo que debemos hacer es arreglar esos desconchones que generalmente aparecen en las paredes. Para esa tarea necesitaremos de espátulas, lija, trozo de corcho blanco (para paredes rugosas), esponja, brocha, masilla de pintor, y pintura.

Lo primero que haremos es liberar los desperfectos e irregularidades de polvo y pintura vieja, ya que esto impedirá que la masilla se impregne correctamente. Si nos encontramos ante el caso de una imperfección más bien profunda, lo que haremos será abrirla, con la ayuda de la espátula, para poder rellenarla posteriormente.



El siguiente paso será el de tomar la espátula con un poco de masilla, para ir colocándola sobre el sitio dañado. Dejaremos secar y pasaremos una lija sobre los bordes para eliminar los restos de masilla.

Como la masilla suele encogerse una vez seca, volveremos a rellenar si es necesario, y dejaremos secar nuevamente, para luego lijarla hasta dejarla al ras de los bordes de la superficie dañada.

Con la pared reparada y lijada, lo recomendable es la aplicación de una mano de imprimación. Tendremos que esperar a que la masilla se encuentre completamente seca y aplicar así el producto para que se moje la pintura, dejando al secar una película protectora.

Si tan solo se trata de pequeños desperfectos, no va a hacer falta pintar toda la superficie. Si hemos guardado un poco de pintura cuando la hemos aplicado por primera vez, bastará con pintar solo la superficie dañada. Si en cambio tuvimos que reparar muchos espacios, lo aconsejable es volver a pintar la pared.

En caso de que queramos pintar tan solo los espacios reparados, para que el arreglo nos quede igual al resto de la superficie habrá que realizar un trabajo extra.

Como las paredes no son totalmente lisas, al aplicarles pintura con rodillo presentan un suave granulado. Para que nos quede bien aplicaremos una mano de pintura espesa, y con un trozo de corcho blanco, usaremos la superficie granulada para colocarla sobre la pintura, de modo que ésta, al estar espesa, coja un poco esta forma del corcho. Tendremos que ir probando presionando más o menos sobre la pintura.

Fuente: El taller de Carlos
Foto: Pared por thirteenthbat en flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...