Reparar madera de exterior

Con el paso del tiempo y los cambios climáticos, la madera se va degenerando y precisa de una reparación. Incluso para mesas, sillas, o cualquier mueble utilizado para el exterior, a continuación desarrollaremos cómo hacer para reparar madera exterior.

Marcos de madera exterior

Marcos de madera exterior

En muchas oportunidades hemos comentado que la madera es uno de los materiales más utilizados en la construcción, es por tal motivo que, casi con seguridad, todas las casas cuentan con terminaciones hechas en dicho material en su exterior. Marcos de ventanas  cortinas, por ejemplo.

Con el paso del tiempo y los cambios climáticos, la madera se va degenerando y precisa de una reparación.Es por eso que; incluso para mesas, sillas, o cualquier mueble utilizado para el exterior;  a continuación desarrollaremos cómo hacer para reparar madera exterior.

Para reparar madera exterior, lo primero que debemos hacer es conocer los materiales de protección para dicho material. En ese sentido, la madera puede ser protegida por cuatro diferentes productos: pintura, barniz, impregnante o vitrificante. Según lo que busquemos, es decir: dejar la madera a poro abierto o cerrado, mantener la madera a la vista, darle color, brillo u opacidad, será el tipo de producto que utilizaremos.


En el caso de la pintura, esta sella la madera, cerrando sus poros. El Barniz, por su lado, entrega una película elástica con acción fungicida e insecticida que evita la entrada de termitas y repele al agua. El vetrificante, en cambio, es una clase de barniz que sella la madera, creando una película dura, parecida al vidrio. Por último, los impregnantes tienen grandes características de penetración e impermeabilidad, entre otras cualidades.

Pero comencemos con el trabajo.

Lo primero que debemos realizar en la madera exterior es aplicar el removedor. Sin importar la terminación que la madera tenga, debemos aplicarle una capa de removedor universal. Este producto, que colocaremos con la ayuda de una brocha, permitirá soltar una primera capa de protección.

Luego tendremos que raspar, pasar el raspador por la madera,  con movimiento largos en dirección a la veta de la madera, hasta lograr sacar toda la antigua protección, así como también la suciedad de la superficie.

Con el removedor aplicado y el raspado realizado, es el momento de lijar la madera para conseguir una buena terminación. Utilizaremos, en primera instancia, la lija más gruesa para emparejar los desniveles al mismo tiempo que eliminamos los residuos que quedan en la superficie. Luego pasaremos la lija más fina para conseguir una madera más lisa.

Por último, con la brocha y siguiendo la veta de la madera, protegeremos la madera aplicándole barniz o impregnante. Este trabajo lo realizaremos en dos manos, aplicando una, dejando secar, y aplicando la segunda.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...