Reparar muebles de Fierro

Hoy analizaremos uno de los modos de reparar los muebles de fierro, ya que aunque son muy duraderos, generalmente presentan daños producidos, sobretodo, por la humedad. Pintura descascarada u óxido por ejemplo.

Reparar muebles de fierro

Reparar muebles de fierro

Para todos aquellos que les gusta el estilo clásico y fino, los muebles de hierros son los indicados para conseguir una decoración acorde a ese estilo. De hecho, antiguamente, las decoraciones en hierro han representado a la riqueza, el refinamiento, el buen gusto y hasta en ocasiones el poder. Los muebles de hierro siempre se caracterizaron por sus terminaciones refinadas, con las que consiguen realzar el encanto de los distintos hogares.

Claro que este tipo de decoración no ha quedada olvidada en el pasado, como decíamos anteriormente, en la actualidad son muchos los que eligen este tipo de muebles. Es por eso que hoy analizaremos uno de los modos de reparar los muebles de fierro, ya que aunque son muy duraderos, generalmente presentan daños producidos, sobretodo, por la humedad. Pintura descascarada u óxido, por ejemplo.

Las herramientas necesarias no son muchas, brocha chica, grata para taladro, lija y taladro, es todo lo que precisaremos. En cuanto a los materiales, precisaremos anticorrosivo y esmalte sintético.


Lo primero que tenemos que hacer es limpiar, sacar el polvo de los muebles, el de las partes de metal, de la lona o almohadones. Luego pasaremos un paño húmedo para quitar el polvo restante y la grasa que pueda estar pegada.

Luego tendremos que identificar los sitios donde pueda existir oxido, para ello debemos prestar mucha atención a las uniones y esquinas, ya que son zonas donde se puede acumular mayor humedad.

Una vez ubicadas las zonas más dañadas, con la grata instalada en el taladro, sacaremos el oxido existente en el metal o fierro. Para ello deberemos tener cuidado en pasar la grata de manera suave y tranquila para evitar que se rebaje la estructura del metal.

A continuación rasparemos la pintura, lo haremos con una lija para metales, removiendo la pintura suelta. También tendremos que pulir la estructura para que cuando la pintemos no haya relieves.

Uno de los últimos pasos será el de proteger el mueble con anticorrosivo. Para realizar esta tarea utilizaremos la brocha. No tenemos que mezquinar en el líquido, sobre todo en uniones y esquinas.

Recordemos que si vamos a utilizar algún color diferente al rojo, verde o negro, (colores en los que podemos conseguir el anticorrosivo) para pintar definitivamente los muebles, lo ideal es utilizar anticorrosivo de color neutro.

Por último, como veníamos diciendo, utilizaremos la brocha para pintar con el esmalte sintético y darle el color elegido.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...