Un candelabro hecho con cucharillas de postre

Esta idea nos llega desde el blog de Spruce Your Nest: un original candelabro, con un diseño de lo más sencillo y de lo más útil. Sigue los pasos y ¡consigue el tuyo!

Candelabro cucharillas

La verdad es que los candelabros han ido perdiendo su protagonismo con el paso del tiempo, pero todavía los echamos en falta en algunas ocasiones como por ejemplo cuando se produce un apagón en nuestra finca y necesitamos nuevos puntos de iluminación. El uso de las velas, con todo, sigue siendo muy frecuente en el interior de los hogares como un pequeño rito religioso, incluso como símbolo de otras creencias como llamar a la fortuna. También hay una minoría de personas que encienden velas sin ninguna de estas pretensiones, así que como vemos, el uso de un candelabro puede seguir siendo muy útil, y en este caso también muy original.

Hoy vamos a ver cómo podemos conseguir este maravilloso candelabro de madera que observáis en la imagen. Sí, es de madera, pero lo más llamativo sin duda es que está elaborado con cucharitas de postre. El diseño es espectacular porque la originalidad asoma allí donde se mire, pero al mismo tiempo brilla por su sencillez. No me cansaré de decir que la originalidad siempre reside en las cosas más simples cuando las sacamos de su contexto habitual… y en este caso, los autores del blog Spruce Your Nest así lo han sabido hacer con las cucharas. Lo mejor de estos inventos es que la simpleza de los mismos hace posible que cualquier persona pueda llevarlos a cabo, así que vamos a ver cómo podemos obtener nuestro innovador candelabro de madera.

Este trabajo de bricolaje requiere de los elementos básicos de los que hemos hablado: un tablero de madera alargado y estrecho, tres o cuatro cucharillas según el tamaño final del tablero y el número de velas que queramos poner en el candelabro, y un poco de pegamento fuerte. La imagen de arriba habla por sí misma: una vez reunido el material, solo necesitaremos doblar la cabeza de las cucharas hasta colocarlas en una posición perpendicular al agarre de las mismas, para lo cual nos podemos servir de unos alicates. Eso sí, siempre interponiendo entre el cubierto y el alicate algo como un cartón para no rallar el esmalte plateado. Una vez dobladas todas las cucharitas, nos queda pegarlas en el tablero de madera, a nuestro gusto. Lo ideal es que el espacio respire entre las diferentes cucharas y no estén ni muy agolpadas ni muy separadas. Como el peso que van a soportar estas cucharillas no será excesivo, un buen pegamento servirá de sobra para fijarlas.

Y ya está. Luego solo tendremos que comprar esas pequeñas velitas redondas tan comunes que vienen con su plastiquito de base, y colocarlas encima de cada cucharilla. Un candelabro original, ¿no creéis?

Foto: Pinterest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...