Un puf moderno hecho con neumático

Dos neumáticos, un tablero de madera, 4 ruedas y unos cuantos cojines es todo lo que necesitas para crear un puf alegre, original y tan cómodo como éste.

Puff de rueda

Alguna vez os he hablado de la practicidad de los neumáticos como elemento decorativo en el hogar. A partir de este material tan fácil de conseguir, podemos reinventar su utilidad e iniciar todo un trabajo de bricolaje del que os sentiréis orgullosos y muy satisfechos al acabarlo. Así es precisamente como me he sentido yo cuando he acabado de montar este maravilloso puf que podéis observar en la imagen. A continuación cito los pasos que seguí para lograrlo.

¿Qué necesitamos?

Primero de todo necesitamos el material: dos neumáticos iguales, que podemos adquirir totalmente nuevos en grandes supermercados como Carrefour, o directamente conseguirlos de forma gratuita en algún desguace o de parte de algún mecánico, donde de ruedas van sobrados. Yo lo conseguí de esta forma, sin gastar un solo euro. Con esto ya tenemos lo principal, después necesitamos un tablero redondo de madera del mismo diámetro que la rueda que hayamos conseguido, 4 tornillos con sus respectivas tuercas, 4 ruedas con base metalizada y un bote pintura sintética del color que más nos guste. En mi caso, el tablero de madera también lo conseguí gratuitamente: un buen tablerón (no excesivamente grueso) que después corté a medida mediante una caladora. De esta forma el puf os puede salir prácticamente gratis.

A pintar se ha dicho

Una vez conseguido el material, tenemos que ponernos a pintar, que es lo más engorroso. Dado que las ruedas estaban usadas y habían salido del mecánico, primero las lavé bien con una manguera y las dejé secar al sol. Una vez hecho esto, procedí a pintarlas en mi caso de rojo. Os recomiendo colores fuertes como éste para cubrir bien la goma negra de la rueda. Tendréis que dedicarle mucha paciencia, en primer lugar por la dificultad que representa pintar una esfera como ésta, a la que hay que ir pintando a tramos para ir dándole la vuelta. Si pensáis tumbar el neumático horizontalmente para acabar antes, tened en cuenta que chorrearán gotitas de la pintura y se pueden formar pegotes en la superficie. Lo más costoso de todo es trabajar bien cada una de las ranuritas que presenta el neumático y en las que el pincel no llega bien con una mera pasada, sino que hay que ir pintándolas una por una para un acabado perfecto. Cuando hayamos terminado de pintarlas, las dejaremos secar al aire libre, lo cual le llevará posiblemente más de un día.

Pintados los dos neumáticos, procederemos a pintar también el tablero de madera redondo, que será el que actuará de base del puf. En mi caso he querido optar por colocarle esta base con cuatro ruedas para desplazar mejor el peso de los dos neumáticos una vez montados. Pero si preferís que el neumático descanse directamente en el suelo y os da igual que cuente con ruedas, podéis obviar este detalle. Los que quieran seguir mi ejemplo, una vez pintado el tablero y secado, le colocaremos las cuatro ruedas en puntos equidistantes y proporcionales en los márgenes externos de la tabla de madera.

Puff de rueda en salon

Una base con ruedas

A continuación procederemos a coger uno de los dos neumáticos (ya secos), lo colocaremos en el suelo y le colocaremos encima la tabla de madera con ruedas. Para fijar la base a la rueda, taladraremos un agujero que atraviese la madera y el neumático, sin miedo. Repetiremos esta misma acción cuatro veces, aproximadamente a la misma altura donde hemos colocado las cuatro ruedas, es decir: en los márgenes externos. Por estos agujeros, pasaremos rápidamente los tornillos. Como experiencia personal, os aconsejo colocar cada tornillo nada más acabemos de taladrar el agujero, porque la goma del neumático se enfría enseguida y se vuelve a cerrar, dificultando la entrada del tornillo. Hechos los 4 agujeros e introducidos los 4 tornillos, le damos la vuelta al neumático y ahora enroscamos los tornillos con sus respectivas tuercas. De esta forma ya tendremos fijada la base.

Montando el puf

Nos quedará simplemente unir los dos neumáticos, uno encima del otro. Para ello, en mi caso opté por pegarlos con un pegamento fuerte adecuado al material. También podríamos unirlos con tornillos, al modo de la base, pero tendríamos que taladrar previamente los neumáticos después de pintarlos y aplicar una gran fuerza; como digo, la goma del neumático se resiste mucho a dejar pasar los tornillos. Así que para esta ocasión os aconsejo algo de pegamento. Después de todo, por el propio peso de los neumáticos y bien fijado a la base, apenas se desestabilizará el puf.

El último paso es crear un asiento acolchado. En Internet pude nutrirme de muchas ideas para conseguirlo, pero la mayoría optaba por colocar otro tablero de madera redondo encima del todo, al que después se le rellenaba con espuma y se le colocaba una funda. Esta opción tiene la ventaja de que dejamos el hueco de los neumáticos totalmente vacío y levantando la tabla de madera superior podemos aprovechar el puf como espacio de almacenamiento. Pero la madera le resta toda la comodidad al puf. Así que en mi caso opté por rellenar todo el agujero central con almohadones y cojines viejos y arriba del todo coloqué el que quería mostrar.

Os aseguro que fue un trabajo de bricolaje excepcional del que disfruté y del que aprendí mucho y, como veis, he conseguido un asiento extra en el comedor ¡y de lo más blandito!

FOTOS: propias

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...