Vuelven los ¡HUEVOS DE PASCUA!

Pasa unos días de Pascua en compañía de los más pequeños, realizando esta manualidad con la que podrás llenar de color y originalidad la decoración de tu hogar.

Huevos Pascua decorados

Se va acercando ya la Semana Santa y necesitamos adaptar la decoración de nuestra casa a esta gran festividad, y qué mejor forma de hacerlo que recurriendo a uno de los tópicos: ¡los huevos de Pascua! Ya sabéis que es una de las manualidades favoritas de estos días y que son una forma de entretenimiento muy divertida para los más peques del hogar. Con ellos podremos decorar el recibidor o la mesa del salón, ofreciéndoles un toque original como el que se respira en la fotografía de arriba. Si nunca has probado a hacerlo, ya es hora de ponerse manos a la obra, ¿empezamos?

El primer paso es vaciar el huevo y para ello tendremos que perforar un agujerito en la cáscara y dejar que salga todo su contenido. Después lo lavaremos bien y evitaremos todo tipo de presión para mantener en todo momento la forma original del huevo y evitar que se casque.

Si buscamos un diseño atrevido lleno de color entonces necesitaremos darle una segunda oportunidad a nuestros esmaltes. Tendremos que mezclar en un recipiente con agua templada varias lacas de uñas de diferentes colores; el detalle de la temperatura del agua es fundamental si queremos que el resultado nos salga bien, lo que implica que tenemos que evitar a toda costa el agua excesivamente fría y el agua ardiendo. Siguiendo este sencillo consejo, el experimento irá viento en popa. Una vez obtenida la mezcla, solo tendremos que trazar líneas de colores con imaginación, y como de eso van sobrados los más pequeños bastará que pongamos el pincel en sus manos para que ellos mismos sean autores de sus propias creatividades.

Huevos Pascua decorados2

Otra forma de conseguirlo es introduciendo directamente el huevo en el recipiente con esmalte y dejar que él mismo se empape de colores antes de sacarlo. De esta forma, la cáscara del huevo se convertirá en un mosaico al más puro estilo Picasso. Si nos decantamos por esta segunda opción y dejamos la manualidad en manos de un niño pequeño tendrá que estar bajo la supervisión de un adulto, a no ser que no nos importe acabar con la mesa, el suelo y las paredes pintadas.

Si queremos ahorrarnos sustos, entonces podemos optar por otra alternativa también muy original como son los rotuladores. En este caso nos ahorraremos los preparativos previos y las manchas, pero será un trabajo más mañoso. Necesitaremos pintar con esmero a mano alzada cada una de las cáscaras de huevo y necesitaremos entregarnos a esta actividad al menos toda la tarde. Si lo que buscamos es entretenernos, entonces no lo dudéis: agarrad un estuche de rotuladores y empezad a dibujar todo tipo de diseños. Además, podemos aprovecharnos de la libertad de movimiento para crear rayas, estrellas, espirales y otras formas chulas que den significado a nuestro dibujo. La precisión de esta instrumentaría nos permitirá dibujar formas concretas y divertidas, como por ejemplo: ¡bigotes!

Como consejo para este trabajo, os recomiendo emplear permanentes en lugar de rotuladores normales, ya que imprimirán mejor el color sobre el huevo y no se borrará fácilmente. Por otro lado, también mucho cuidado mientras pintamos porque si sujetamos el huevo con la mano corremos el riesgo de correr la pintura con nuestros dedos y acabar haciendo restregones… así que habrá que ir dejando algunos minutos de secado y si es posible, colocaremos el huevo apoyado en algo, en una posición adecuada para permitirnos su decoración. Finalmente, siempre es bueno buscar referentes en los que podamos encontrar inspiración, para lo cual pueden servirnos de guía cualquiera de las fotografías de este post.

Huevos Pascua decorados3

Cada huevo puede seguir un diseño diferente, de modo que la originalidad sea lo único que les una. Apostad por colores mágicos como el dorado o el plateado para crear diseños más sofisticados, o mezclar colores primarios si buscáis diseños alegres y llamativos. Tenéis una buena semana festiva para dedicarle unas cuantas horas a esta actividad y disfrutar con los más peques de ella. Tal vez descartéis pintar porque no es vuestro mejor don, pero siempre os quedará el maravilloso Washi Tape (celo japonés), la lana o el papel decorativo para lanzaros con esta manualidad. ¡Son muchas las posibilidades que existen para llevarla a cabo!

Lo mejor de las manualidades es que entretienen mientras las haces y al final te sirven como elemento decorativo para el hogar. Cada festividad tiene sus particularidades, y la Pascua viene vestida de huevos de colores. Si los conserváis bien, podrán serviros para años venideros y, si los trabajáis con esmero, dedicación e inventiva, quién sabe… tal vez podáis hacer hasta negocio con ellos. Yo desde luego pagaría por tener los que aparecen en algunas de estas imágenes…

Fotos: Pinterest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...