Zócalos de madera, bonitos ¿verdad?

Un tipo de decoración alternativa a la pintura o los vinilos que otorgará a nuestra vivienda una estética visual muy bella y distintiva.

Zócalos de madera

Ideas, ideas y más ideas. De eso se trata. A veces nos comemos la cabeza pensado en cómo innovar en nuestro hogar, qué podemos hacer para convertirlo en una vivienda bonita, agradable y confortable. Nos detenemos a analizar los principales aspectos que podemos reformar o retocar: decoración, paredes, mobiliario, iluminación… y entre tantos elementos solemos ignorar otros detalles que pueden convertir a nuestra casa en un hogar único y característico. Hoy os quiero hablar de una genialísima idea que bien podemos encontrar en casas típicas de otros países, pero que podemos adecuar e integrar a la perfeccción también en nuestra vivienda. Estoy hablando de zócalos de madera.

Esta palabra puede orientarnos el pensamiento en una dirección equivocada, dado que solemos asociar el zócalo a esa pieza pequeña que se sitúa al pie de las paredes y que casi pasa desapercibida. En este caso, estoy hablando de zócalos mucho más grandes que pueden alcanzar una altura desde el suelo hasta mitad de pared. Es un tipo de decoración alternativa a la pintura o los vinilos. En lugar de colocar este tipo de decoración o de pintar a dos colores o con otra técnica una parte de la pared, podemos recurrir a taparla con superficies de madera, otorgándole una estética visual muy bella y distintiva.

Para su realización no necesitamos ningún tipo de conocimiento profesional, simplemente contar con los materiales necesarios y un poco de paciencia. Para empezar tendremos que contar con diferente láminas de madera, todas de las mismas dimensiones, con la altura y la anchura que deseemos para nuestra pared. En la imagen podemos apreciar que se ha utilizado lamas blancas de MDF (Fibra de Densidad Media), cortadas a medida, y con los huecos necesarios recortados con una sierra de calar para las tomas de luz. Lo mejor de todo es que no necesitaremos hacer agujeros en la pared; podemos olvidarnos de clavos y tornillos y recurrir a un buen adhesivo para pegar los tablones a la pared. Eso sí, antes de proceder tendremos que asegurarnos de que la pared tiene los mínimos desperfectos y lijar con cuidado aquellas partes que necesiten un repaso para que no haya tablones que sobresalgan más que otros.

Una vez pegados todos los tablones a lo largo de la pared, solo nos quedará utilizar los remates superior e inferior al modo de molduras estéticas. Dos piezas alargadas de parte a parte bastarán para concluir nuestra obra. Para asegurarnos su adhesión, deberemos recurrir a presionar cada tablón con la ayuda, por ejemplo, de varios listones de madera que vayan de parte a parte del pasillo o la habitación, según donde estemos realizando la obra. Un día será suficiente para asegurar su sujección y disfrutar de nuestra nueva pared con zócalos de madera. Bonito, ¿verdad?

Fuente y foto: facilisimo.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...