9 Trucos sencillos para ordenar el armario

Los armarios son elementos de decoración pero su principal función es la de ser una zona de almacenaje escondida de la vista. Sin embargo, muchas veces descuidamos el aspecto y la organización de dentro del armario. Para ello, puedes aplicar estos 10 consejos para tener un precioso armario por dentro y por fuera.

Los armarios son uno de los elementos que se tienen en cuenta a la hora de crear un dormitorio o una habitación estéticamente bonita, pero también funcional. Los problemas de almacenaje son comunes en la mayoría de los hogares, llegando a esconder detrás de las puertas auténticas montañas de ropa, complementos y demás trastos. Vacía tu armario, límpialo a conciencia y coloca todo de forma visible porque con estos trucos podrás tener un armario organizado.

  1. No guardes lo que no uses: no utilices la excusa de que ‘en la moda todo vuelve’, porque aunque los pantalones de campana regresen a lo más alto no te pondrás aquellos viejos jeans que rondan por tu armario. Selecciona la ropa que utilices con regularidad y desecha las prendas que haga más de un año que no te has puesto, porque esto significa que no volverás a ponértelas.
  2. Pon la ropa de diario a mano: en el armario acumulamos grandes cantidades de ropa pero al final tenemos una pequeña sección que se convierte en nuestros básicos cotidianos. Coloca esta ropa en los lugares más accesibles de tu armario, bien sean en baldas o en perchas. Para ello, debes tener en cuenta la temporada (no tengas a mano el jersey de lana si estás en agosto) y el tipo de ropa (oficina o básica). Asimismo, organizar la ropa por los colores facilita la decisión de qué combina con qué.
  3. Lo que menos usas, arriba: las baldas más altas de tu armario deberían estar reservadas para aquellas prendas que no son de temporada, que puedes colocar en cajas de almacenaje de tela para evitar que se llenen de polvo o cojan olor a cerrado. De igual modo, la ropa y complementos que empleas para esquiar, ir a la playa o que usas en contadas ocasiones deben tener su sitio.
  4. El calzado, a la vista: es preferible disponer un zapatero separado del armario, donde poder tener a mano los diferentes pares de zapatos. No obstante, si guardas el calzado en el armario no lo hagas en cajas opacas porqué te vencerá la pereza de saber lo que hay y no te volverás a poner más esos zapatos; opta por cajas transparentes, rotular su contenido o pegar una foto del par de calzado en el exterior para saber qué hay en tu armario.
  5. Divide y vencerás: ordena visualmente la parte del colgador de tu armario para que las partes de arriba queden a un lado y las partes de abajo o vestidos a otro; en el caso que tengas dos barras puedes dejar los pantalones para la zona inferior. Esta separación visual de tus prendas será mucho más fácil crear combinaciones que de otro modo te habrían pasado inadvertidas.
  6. Cada percha, con su prenda: como punto de partida, toda las perchas deben ir colocadas en la misma orientación para que sean más fáciles de sacar del armario. Asimismo, la ropa delicada exige usar perchas acolchadas que no dejen marcas, las perchas múltiples funcionan bien para colgar varios pantalones en un mismo espacio y la ropa que utilizas en contadas ocasiones puedes usar perchas con fundas de tela para protegerlas del polvo.
  7. Pon guías a las baldas: una opción muy cómoda para guardar jerseys de punto (se deforman en la percha) y las camisetas es colocarlos doblados sobre las baldas interiores del armario. Puedes colocar guías en las baldas para que te sea más sencillo coger las prendas sin desdoblar el resto. Además, puedes organizar cromáticamente las prendas para que te sea más fácil saber la que quieres ponerte.
  8. Utiliza organizadores para ropa interior y complementos: si no utilizas la mesita de noche para guardar la ropa interior y prefieres utilizar los cajones de tu armario, una buena forma de optimizar el espacio consiste en colocarlas en cajas sin tapa. De igual modo, puedes utilizar este truco para tener separados y a la vista los complementos como collares, anillos o pulseras. En cambio, para los pañuelos, bufandas o bolsos emplea organizadores de percha u otros especiales para estos complementos.
  9. Guarda la ropa de cama junta: no siempre se tiene un armario para la ropa de cama o se dispone de cajones de almacenaje donde dejar la ropa de cama, así que puede acabar ocupando espacio en el armario. Una forma recomendable de guardar esta ropa es doblándola para que quepa dentro de la funda de la almohada, el conjunto queda recogido y es más fácil de identificar.

Imagen: emily @ go haus go

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...