Aprovechando los escalones como cajonera

Esta genial idea nos propone transformar los escalones de nuestra escalera en cajones independientes y utilizarlos como espacio de almacenamiento, como por ejemplo, para guardar zapatos.

Escalera con cajones

Si hay algo que nunca sobra en una casa es sitio para almacenar cosas. Todos aquellos huecos extra que podamos conseguir para organizar los trastos del hogar siempre van a ser bienvenidos, y si además resulta que esos espacios extra son de lo más original y de lo más práctico entonces ya podemos darnos con un canto en los dientes. La idea que he rescatado de la red es increíble, se mire por donde se mire. Todos sabemos bien que las escaleras interiores cuando vivimos en un dúplex o un adosado son muy ventajosas para aprovechar diferentes espacios que dejan, bien debajo de ellas o bien sus propios escalones. Este es el caso que os traigo hoy, donde algún anónimo ha transformado los escalones inferiores de su casa en una especie de cajonera. ¿Increíble, verdad?

Los escalones se extraen hacia fuera como auténticos cajones y revelan un espacio de almacenaje increíble que puede ser utilizado con múltiples fines. La utilidad que le ha destinado en este caso es cuanto menos más original que el invento, ya que se ha servido de los escalones para convertirlos en una especie de zapatero. Como habitualmente estas escaleras las encontramos en la entrada del hogar, resulta ideal contar con este espacio para dejar los zapatos ordenaditos en su cajón antes de entrar en casa y volverlos a encontrar justo donde los dejamos cuando queramos volver a salir.

La gran ventaja de esta sistema, por encima de su aplastante originalidad, es el gran espacio que ganamos, no solo aprovechándonos de los escalones, sino al mismo tiempo ahorrándonos el correspondiente zapatero que tendríamos que colocar si lo hiciéramos a la manera tradicional. Lógicamente y es una pena, no todo el mundo puede llevar a cabo esta fantástica idea, pero sí que puede valerle de inspiración para crear sus propios diseños; sus propios huecos, sus propios espacios, sus propios lugares de almacenamiento personalizados, en función de la casa y la disposición de sus dependencias y de su mobiliario.

Aquellos que cuenten con la suerte de tener una escalera interior en casa, pueden seguir este ejemplo, para el cual tendrán que consultar a algún carpintero o ebanista que pueda aconsejarles sobre el procedimiento para no estropear la escalera en vano y, por otro lado, para sacarle todo el provecho posible. Con este sistema, ya no nos harán falta más muebles de por medio. Todo escondidito. Todo ordenado.

Foto: Pinterest 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...