Camas de pared para pequeños espacios

Las camas Murphy, o también conocidas como camas de pared, son una excelente opción para aquellos que cuentan con espacios reducidos en su casa. Se tratan de camas que pueden ser utilizadas de forma ocasional o para el uso diario, que al estar cerradas aparentan un armario u escritorio (según el modelo), y que necesitan de muy poco espacio contra la pared para ser colocadas.

El espacio, o mejor dicho, la falta de espacio es uno de los problemas más recurrentes en los hogares actuales. Para lograr darle a un pequeño espacio una sensación de mayor amplitud existen muchos trucos. Paredes en colores claros, espejos para dar profundidad, muebles funcionales, justamente este último es uno de los aspectos más importantes.

Tan solo abrir y tirar para disponer de la cama

Imaginemos por un momento que tenemos un monoambiente, o un departamento con una sola habitación y necesitamos incorporar una cama al espacio. ¿Cómo hacerlo sin perder mucho lugar si las medidas son reducidas? Para este problema existen dos soluciones comunes. Por un lado, la utilización de sofás camas. Y por el otro, el uso de las denominadas camas Murphy, o también conocidas como camas de pared.

El ahorro de espacio es lo que beneficia al sistema utilizado por este tipo de camas. Las camas de pared nos permiten ampliar el espacio de nuestra vivienda sin remodelaciones costosas ni habitaciones adicionales. Este tipo de camas pueden ser utilizadas en habitaciones, oficinas, salas de estar, ya sea como cama ocasional o de uso diario.

Lo interesante de las Camas Murphy es que cuentan con una gran variedad, muy personalizadas y útiles a cada una de las necesidades, solucionando problemas de espacio y almacenamiento, y entregando un mayor espacio útil y confortable.

El sistema de estas clases de muebles cuenta con unas bisagras sobre los cuales está la base donde se pone el colchón, la cual, junto al marco y el propio colchón, puede ser guardado de forma vertical dentro de un gabinete o una especie de guardarropa. Cuando está cerrada la apariencia es la de un mueble guardarropa, o un escritorio, de acuerdo a los modelos. Cuando se abre (el usuario no tiene más que abrir una puerta y halar de una pequeña cuerda), funcionará como una cama común y corriente, útil para casos ocasionales o para todas las noches.

Estas camas, que de por cierto deben su nombre a su inventor: William Murphy, son una excelente alternativa a las típicas opciones de sofá cama, colchonetas en el piso o colchones inflables, suponiendo un ahorro de espacio que ninguna otra alternativa consigue, ya que tan solo se necesita de espacio suficiente contra la pared, que no es muy ancho.

Las camas Murphy pueden conseguirse en diferentes tamaños y modelos, y representan sin lugar a dudas una excelente alternativa para espacios y viviendas de dimensiones reducidas.

Fuente: okdecoracion
Fotos: camas de pared por CarmelandSimon en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...