Érase una vez… una habitación de cuento

Si quieres garantizarle un buen sueño a tu pequeña, prueba a diseñarle una habitación de princesa de cuento

Cama de niña con forma de carroza

 A veces vale más una imagen que mil palabras y en esta ocasión la fotografía habla por sí misma. Un auténtico sueño que toda niña querría ver hecho realidad: dormir en una cama con forma de carroza. La elegancia y la originalidad de este lecho son innegables. La cama cuenta con una monísima escalera para acceder al interior de este reducido espacio, totalmente techado, de paredes acolchadas, dando la sensación de estar durmiendo entre un montón de nubes esponjosas. En los laterales cuenta con dos amplias ventanas, bordeadas de color rosa -color princesa- para eliminar una posible sensación de claustrofobia. La plataforma entera que constituye la base con cuatro ruedas de sujeción está elaborada con madera maciza. Simple, bonito y suficiente para cualquier niña.

Además, la cama cuenta con toda una serie de detalles ornamentales, por ejemplo ese graciosísimo banco trasero que en el ejemplo han decidido utilizar para colocar peluches,  pero también podría valer para otros usos, como por ejemplo para poner una bonita colección de cuentos. Las aberturas para acceder al interior están matizadas con color rosa, y en las paredes de la carroza se pueden observar otros elementos decorativos que convierten a este vehículo en una auténtica carroza real, de princesa, de reina, de cuento.

El efecto impresionista se logra además con la decoración del resto de la habitación, que juega con las tonalidades rosa y todo ese mundo infantil de príncipes y princesas. Las paredes, el techo… armonizan con la carroza. Al igual que el suelo de parquet. En las paredes, un vinilo decorativo con castillos, flores y caballos recrean un ambiente acogedor y de ensueño.

Es la habitación perfecta para cualquier niña. Quizás no tanto para las madres, que seguramente ya se estarán preguntando cómo van a poder hacer la cama cada mañana, pues no se imaginarán subiendo esas escaleritas para poder acceder a las mantas y sábanas de su pequeña. El tamaño de la carroza tampoco pasa inadvertido: o dispones de una habitación grande o será bastante complicado incrustar este vehículo real en tu hogar. Por lo demás, no existen mayores pegas a la vista. Es una habitación que deleita los sentidos. A todos nos encantaría pasar una noche entre esos muros de Disney.  Es, sin duda, una cama de cuento. Tal vez nos haya dado nuevas ideas para nuestra casa. No os dejéis arrastrar por lo clásico y buscad inspiraciones como ésta. ¡Dulces sueños!

Foto: hogarideas

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...