Ideas prácticas para organizar el calzado en el hogar

Resolver el tema de cómo acomodar el calzado en el hogar no es cosa fácil. Por eso mismo, en esta ocasión nos evocaremos a brindar ideas prácticas sobre tal temática en cuanto al ingreso al hogar, el dormitorio y de forma vertical.

¿No les pasa que muchas veces los zapatos se tornan un problema para almacenar en nuestra casa, sobre todo cuando ya comienzan a incrementarse en su número? Si piensan de forma positiva, no hay de qué preocuparse puesto que en esta ocasión podemos resolver el inconveniente brindándoles ideas creativas de cómo podemos guardar el calzado de manera prolija y sin demasiado trabajo.

Cómo acomodar el calzado de manera prolija en el hogar

Hay que ser creativo:

Lo primero que debemos hacer es buscar los sectores de la casa que pueden ser utilizados de manera poco convencional. El tema es que los zapatos no deben estar guardados de forma convencional, y por ende, muchas cosas pueden ser transformadas en un zapatero.

Una buena opción, por ejemplo, es conseguir un clasificador de correo antiguo o un estante en una pared que no tenga mucho uso. Otra alternativa, si acabamos de remodelar la cocina y estamos pensando formas de reutilizar los gabinetes, es utilizar los gabinetes para guardar los zapatos, haciendo una pequeña remodelación de los estantes cubiertos.

Organizar el calzado en el ingreso a casa:

Si quieres hacer un espacio para los zapatos, la puerta del hogar es una maravillosa idea. ¿Por qué? Porque además de mantener el calzado en un lugar fijo, reducirá la suciedad y mantendrá la limpieza del piso, ya que ingresaremos a su interior descalzos

En el caso de que llueva, es tedioso pensar en ingresar a la casa con los zapatos mojados. Por tal motivo, la mejor propuesta es armar una superficie donde pueda drenar el agua y para ello podemos llenar una bandeja con piedras de río o hacer un estante de corchos de vino.

– ¿Cuál es sino la alternativa más fácil? Construir estantes sobre la pared.

Ubicar los zapatos en el dormitorio:

Colocar el calzado en recipientes grandes es una posibilidad. De esta manera evitamos que se forme polvillo y además, son fácilmente ubicables.

Si hay espacio debajo de la cama, podemos ubicar un pequeño mueble chato para guardarlos, evitando nuevamente, la acumulación de polvo alérgico.

Y como último opción, los estantes colgantes de lona son un buen método para la organización. Se pueden fabricar de forma artesanal o comprarlos en cualquier tienda especialista en calzado.

Colocar el calzado de forma vertical:

Para finalizar con las ideas prácticas sobre el acomodo del calzado, la ubicación de forma vertical es una posible opción. En nuestra opinión es la forma más sencilla. Para llevar a cabo la misma, podemos adquirir una librería disponible y de esta forma, evitaremos que se apilen en el piso.

Foto: Zapatos por John Steven en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...