Lo bonito de los puzzles: entretenimiento y decoración

Alegra la vista de tus paredes vistiéndolas con puzzles de más de 1.000 piezas

Puzzle de 1000 piezas, blanco y negro

Hay aficiones que no deben perderse nunca. Una de ellas es la de montar puzzles. No todo el mundo tiene la paciencia, la delicadeza y atención que requiere montar uno de estos auténticos rompecabezas. Por supuesto, no estoy hablando de 50 piezas, ni de 100 ni de 500, sino de verdaderos monstruos despiezados en más de mil piezas, como mínimo. Paisajes, retratos, escenas, momentos, detalles, lugares… inmortalizados en una imagen, como una fotografía. Pero con una particularidad: las bellas formas del puzzle. Y es que, una vez montado, la imagen que representa un puzzle vale más que esa simple imagen uniforme. El mérito, el esfuerzo, el logro personal y el resultado final convierten a cada puzzle en una obra magistral.

Si eres una de esas personas pacientes capaces de sentarse rato a rato para montar un puzzle de más de 1000 piezas, sea cual sea la imagen… entonces te diré que puedes darle un buen uso a tu rompecabezas una vez acabado. Hay quien, una vez superado el reto de montarlo, lo vuelve a guardar en la caja felizmente. Pero si la imagen merece la pena -y solo por haberla reconstruido seguramente lo merecerá-, entonces sácale provecho a todo el tiempo que has invertido y no dudes en enmarcar tu puzzle y colgarlo en una de las paredes de tu hogar.

Puedes hacer esto mismo con cualquier puzzle, de cualquier tamaño y de cualquier tipo, pero cuanto más grande y más bonito, más orgulloso estarás de haberlo montado. Los puzzles en la decoración del hogar son un tono distintivo e intelectual. Ofrecen creatividad, son un arte en sí mismos. Acaparán la atención de todo el que entre por la puerta de tu casa y te ganarás varios puntos a tu favor cuando afirmes haberlo montado tú solo. Los puzzles se convierten así en una manera divertida de entretenerse y decorar tus paredes, ahorrándote en muchas ocasiones los disparatados precios de un cuadro pintado y consiguiendo imágenes únicas como las que ofrece Puzzles Educa.

Lo único que tienes que hacer, una vez montado, es pegarlo -con mucho cuidado de que no se te desmoronen las piezas- en una tabla fina de madera de sus mismas dimensiones. Normalmente vienen unos sobrecitos de pegamento en el interior del puzzle que te servirán, pero sino siempre puedes recurrir a la cola blanca. Pégalo y déjalo secar un día. Después decide qué marco ponerle -en función de las tonalidades del puzzle y de la habitación donde lo vas a colocar- y sorprende a todos tus huéspedes. Anima las habitaciones de los más pequeños con fantásticos puzzles Disney o atrévete con paisajes únicos para darle vida a tu comedor. Eso sí, primero de todo, ¡paciencia hasta montarlo!

Foto: Joseph Mercier

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...