Pintando un laberinto encima del cabecero de la cama

Si buscas una decoración diferente en tu dormitorio, que no solo resulte bonita sino además útil, pinta algún minijuego de entretenimiento en el cabecero de la cama, como este ingenioso laberinto.

Laberinto pintado como cabecero

Queremos algo divertido, pero que no llame demasiado la atención. Algo original, juvenil, diferente. En estos casos, las paredes se convierten siempre en nuestro mejor aliado para renovar la decoración de nuestro dormitorio, ya que es en las paredes donde un espacio halla su verdadero punto de distinción. En la medida en que podemos colgar cuadros, puzles, pósters, recortes propios, fotografías, estanterías, espejos, peluches, vinilos… y tantísimas ideas más de las que, si todavía no has encontrado alguna favorita, te voy a hablar aquí. Concretamente de una que seguro que te parecerá muy innovadora: pintar un laberinto en la pared.

Si hay algo que siempre tiene un valor añadido, eso son las ideas que aportan estética pero también funcionalidad, y en este caso vamos a conseguir que nuestra pared no solamente halle su propia decoración pintándola con el color que más nos guste, sino que además nos va a servir de entretenimiento para cuando estemos aburridos o tengamos alguna visita, desafiarles a completar el laberinto. Claro está que cuando ya lo hayamos hecho varias veces, no tendrá mucho sentido continuar haciéndolo mentalmente, pero siempre podemos crear un laberinto muy complicado o algún otro tipo de juego que pueda ser diferente a cada partida. Se me ocurre, por ejemplo, crear un tres en raya en la pared. Pintar el tablero en el cabecero de la cama, siguiendo el ejemplo de la fotografía, y rellenar los agujeros con los correspondientes “X” y “O”, con fichas que lleven velcro adhesivo. De esta forma, podremos iniciar partidas diferentes en cada ocasión y conseguiremos una pared muy original, muy útil, entretenida y decorativa.

Pero si lo que nos ha llamado la atención es esta otra gran idea de pintar un laberinto sobre el cabecero de la cama, solamente tendremos que elegir el laberinto que queramos -bien eligiéndolo entre los miles de Internet, o bien creándolo nosotros mismos-, y elegir la pintura con la que lo plasmaremos en la pared. Podemos dibujarlo previamente con lápiz en la pared y ayudarnos con cinta de carrocero arriba y abajo para asegurarnos de que lo pintaremos a la perfección. Después bastará pasar una brocha con pintura por encima de la línea de lápiz y, si queremos marcar el recorrido bien, repasar los bordes con negro. Hecho esto ¡a disfrutar de la nueva diversión! ¿Qué decís? ¿Os parece buena idea tener un laberinto en el cabecero de vuestra cama?

Vía: Mikis-design

Foto: Pinterest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...