Queridos libros, cómo voy a poneros

La abundancia de libros en el hogar nos obliga a buscar formas diferentes de colocación y organización, ¿cuáles son y cuáles las más apropiadas? Descúbrelo aquí y luego ponte de acuerdo con tu colección de obras.

Colocar libros

En todas las casas hay libros. Más libros de los que desearíamos, al menos en términos de espacio y organización. Son uno de los elementos que más abundan en el hogar y que más sitio nos exigen. Hay libros de texto que tenemos por placer, otros que guardamos porque alguna vez nos obligaron a leerlos; hay colecciones enormes de enciclopedias que rara vez usamos pero que aportan un toque de sabiduría en el salón; otros volúmenes que nos regalaron y todavía no hemos leído, libros antiguos que heredamos y nos da pena tirarlos, y finalmente algunos tomos que no sabemos muy bien cómo han acabado en nuestras manos, pero ahí están: mezclados en la estantería con otros de sus semejantes.

El reto consiste en saber organizar ese rincón o trastero de sabiduría, no solo para dar la impresión de un espacio recogido y bonito, sino también en términos de comodidad y practicidad, a la hora de buscar y encontrar una obra determinada que podamos lograrlo sin naufragar entre el maremagno de encuadernaciones. Así que, recabando informaciones sugerentes y alguna que otra fotografía inspiradora, he decidido recopilar aquí las diferentes formas de almacenamiento en la que podemos ordenar nuestra extensa colección de libros.

La primera de ellas, tradicional y casi inherente al libro, es la que todos conocemos. De pie, con el lomo hacia afuera, colocados horizontalmente uno detrás del otro. Es un tipo de organización ideal para estanterías en la pared, pero no siempre tendremos este tipo de soporte para su almacenamiento, por ello la necesidad de encontrar otras colocaciones. Por ejemplo, mucha gente opta por crear columnas de libros en el suelo (en un rincón, al lado del sofá…), y en este caso la colocación de los mismos sería en vertical, bien en una columna recta o bien en espiral. También hay quien rellena la chimenea u otros espacios huecos con todas sus obras antiguas, y en este caso o bien se opta por colocar todos los títulos hacia afuera, o bien se crea un mosaico de libros sin orden alguno ni denominador común hasta rellenar el nicho.

Colocar libros4

Los hay quienes prefieren hacer un gran montón, y los hay también quienes optan por hacer varios montoncitos de libros aquí y allá. A falta de espacio, o si partes de un gusto particular, también hay quien ordena sus libros tumbados boca abajo, escondiendo el dorso y el lomo y mostrando el canto de las hojas. Finalmente, algunos lectores más o menos fieles a la lectura, también crean composiciones extrañas, colocando hileras de libros en horizontal y encima de esta fila, pequeños montones de libros en vertical.

En fin, no es que haya muchas más formas de posicionar un libro sobre una superficie, pero si multiplicamos esas pocas colocaciones por el número de lugares donde puede ser colocado dentro del hogar, las posibilidades decorativas son abrumadoras. Y, pese a todo, siempre habrá mayoría por la forma clásica.

Fotos: Pinterest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...