Una sauna en casa

La sauna tiene muchos beneficios para la salud: ayuda a la oxigenación y eliminación de toxinas, favorece la relajación, ayuda a la respiración y previenen riesgos del sistema cardiovascular, entre otras cosas. Por suerte, para aquellos que quieren invertir en salud existen modelos dentro del mercado que son de muy fácil instalación y no requieren de obras para poder colocarlos en nuestro hogar. Su gama de precios comienza en los 3000 euros.

Una Sauna en nuestro hogar

Por determinadas situaciones laborales he tenido la suerte de conocer varios países del mundo. Uno de ellos, donde he vivido casi un año y medio, es Suecia. Un país realmente hermoso y con paisajes paradisíacos.

Independientemente de esto, una de las características de este país nórdico son sus bajas temperaturas, sobre todo en invierno, periodo en el que el medidor puede llegar a marcar tranquilamente los 10 grados bajo cero, sino más. A partir de esto, en Suecia, como en otros países del Norte, existe una costumbre que ayuda a combatir el frio, me refiero a las saunas.

Ya sea en algunos hogares, pero sobre todo en centros deportivos, las saunas están muy presentes en este país. Personalmente fue ahí donde por primera vez ingrese a un sauna, y debo reconocerles que es una muy buena experiencia.

De origen finlandés, las saunas son unas cabinas de madera aisladas, donde se toman baños de calor a elevadas temperaturas en un ambiente seco, con beneficios saludables sobre el organismo (ayuda a la oxigenación y eliminación de toxinas, favorece la relajación, ayuda a la respiración y previenen riesgos del sistema cardiovascular).

Por suerte me he informado y he descubierto que a diferencia de lo que muchos pensamos, no es necesario contar con mucho espacio, ni realizar demasiadas obras si queremos contar con una en nuestra casa. Existen dentro del mercado diferentes modelos que se adaptan a los distintos espacios.

Una sauna puede ser instalada prácticamente en cualquier lado donde tengamos cerca una ducha. Esto es así porque se recomienda realizar un contraste con agua fría entre sesión y sesión. Esta es la razón por lo que su ubicación más practica seria el baño.

En cuanto a su instalación, en este aspecto, como dijimos anteriormente, no hacen falta muchas obras. De hecho alcanza con un par de tomas eléctricas, para la estufa o calefactor y la para la iluminación interior. Eso sí, debe ser una superficie lisa y debemos contar con cinco centímetros de espacio de sus lados y techo para la correcta ventilación.

El funcionamiento de la sauna es realmente sencillo. La idea es tomar un baño de calor seco en un cuarto bien aislado, que en la mayoría de los casos es de madera, con temperaturas que varían entre los 70° y 100°C, con humedades relativas del 5 al 30%. Para que no realicemos un exceso, el calor producido por el equipo es controlado por un sistema eléctrico que programa el tiempo, la temperatura y otras funciones adicionales.

De acuerdo al modelo que adquiramos podremos contar con diferentes elementos que mejorarán nuestro bienestar: Reposacabezas, termómetro, reloj, respaldos, cubo y cazo para tirar agua a las piedras volcánicas, cromoterapia, aromaterapia y cuadros de sonido, entre otros.

Los precios de las saunas comienzan a partir de los 3.000 €.

Fuente: Decopasion
Foto: Sauna por Webber en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...