Trucos para renovar el aspecto de una habitación

Cambia la estética de tus habitaciones de forma rápida, fácil y económica gracias a esta lista de trucos con la que renovarás el impacto visual de la decoración.

Salon moderno

Cuando pasa el tiempo, cambiamos a un año nuevo o nos entra la monotonía puede pasar que al entrar en una habitación del hogar notemos que hace falta renovar la decoración, pero no nos apetece gastarnos un dineral en mobiliario nuevo. Para estos casos, podemos recurrir a unos cuantos trucos que, con poco dinero, nos servirán para dotar a nuestros espacios de una estética diferente. Estos trucos se basan en pequeños cambios decorativos que, sumados unos tras otros, consiguen darle un aire renovado al hogar. Veámoslos.

  • La iluminación: Sabemos de sobra que la luz es capaz de producir grandes cambios en una habitación en función de si hay mucha o poca, si es natural o artificial. Por eso, podemos aprovechar para cambiar las cortinas por otras más o menos transparentes que cambien la intensidad de la luz natural, o colocar más puntos de iluminación artificial en la habitación. En este apartado, también podemos recolocar el mobiliario para quitar obstáculos entre la ventana y el interior de la habitación; e incluso probar con diferentes potencias de luz en cada lámpara para crear ambientes más cálidos durante la noche.
  • Las fundas: Muchos muebles no necesitan ser sustituidos por otros para renovar su apariencia. Todos aquellos que dispongan de una funda pueden reinventarse fácilmente cambiándoles la funda por otra nueva: sofás, sillones, sillas, camas, cojines, almohadones… Solo cambiando las fundas podemos conseguir un salón completamente diferente al que teníamos. En este caso, aprovecharemos para que las nuevas fundas se complementen entre ellas, utilizando diseños similares o colores coincidentes que generen armonía en la habitación. Las fundas pueden resultar muy económicas si las adquirimos en lugares de bajo coste como el Todo a Cien, o si buscamos mayor calidad, en grandes almacenes como Leroy Merlín, Ikea o Carrefour. Si deseamos diseños más cuidados tendremos que recurrir a tiendas de textiles especializadas o indagar por Internet en busca de grandes diseñadores.
  • Las alfombras: Colocar una alfombra también supone un importante cambio visual dentro de un espacio, dado que es una forma de renovar el suelo y atrapan la vista al instante. En este caso, puede ser que no tuviéramos ninguna y necesitemos comprarla, o bien que dispusiéramos ya de una pero ya sea hora de cambiarla por otra. Esta opción puede ser menos económica, pero también muy eficaz. Para los más ahorradores, también puede ser interesante un cambio de posición de alfombra. Podemos observar bien la habitación para marcar las distintas zonas donde podríamos colocarla.
  • Las plantas: Es otro elemento susceptible de ser cambiado con el tiempo. Sustituyendo las plantas y flores por otras distintas, conseguiremos también transformar nuestros espacios. Siempre quedarán mejor las plantas naturales, pero las artificiales pueden ser también eficaces en algunos casos. Sea como sea, ¡no olvides ir sustituyéndolas con el tiempo! Y si no tienes ninguna, colocar alguna macetita en el hogar te resultará otro buen truco para engañar a la vista.

Salón clásico

  • Otros elementos reemplazables: Llegados hasta aquí, entendemos que podemos renovar el hogar simplemente cambiando la posición del mobiliario, cambiando elementos decorativos de bajo coste o sustituyendo partes de algún objeto. Por ejemplo, otra idea eficaz es la de cambiar la pantalla de las lámparas. Con poco dinero podemos conseguir que nuestras lámparas parezcan otras completamente diferentes simplemente sustituyendo su capucha. Otra forma de conseguir estos cambios estéticos es mediante pintura: personalizando nuestros propios muebles u objetos decorativos. Esta opción es algo más arriesgada porque ponemos a prueba nuestro ingenio y habilidad para restaurar el mobiliario y la decoración, pero si se trata de obras y manualidades de poca importancia también puede ser una posibilidad muy interesante.
  • El orden: El último consejo y, sin duda, más económico de todos, para conseguir un cambio estético dentro de un espacio es la organización. Con la rutina del día a día es normal que las cosas vayan perdiendo su orden inicial y con el paso del tiempo muchos objetos acaban donde no deberían o en posiciones descuidadas. Probad a reorganizarlo todo: colocar equilibradamente la alfombra bajo el sofá, dejar en orden los libros de la enciclopedia, situar los cojines en los apoyabrazos, ajustar los respaldos de las sillas en torno a la mesa, internar los objetos que sobresalen en las estanterías, tirar a la basura los papeles y pañuelos acumulados… y entre tanta maniobra, aprovechad para cambiar de posición las figuritas decorativas de un estante a otro.

Con esta selección de trucos, personalizaréis vuestra casa y le daréis un aire completamente diferente sin preocuparos por el gasto. Poniendo en práctica estas pautas, conseguiréis que vuestro hogar se adapte como un camaleón a las distintas estaciones del año y sorprenderéis a vuestros visitantes con decoraciones diferentes en primavera, verano, otoño e invierno. Como diría el Feng Shui: No dejéis que se estanque la energía en vuestra casa y promoved el cambio y el flujo.

Decoracion tonos ocres

Foto 1: Anders Ljungberg

Foto 2: Pinterest

Foto 3: Tapetenpics

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...