¿Ya conoces las estufas rusas?

Gracias a su modo de funcionamiento, estas estufas tienen una gran eficiencia energética y aprovecha muchísimo mejor el calor que una estufa convencional, pudiendo mantener una temperatura ideal durante largas horas.

Las estufas rusas son más eficientes que las convencionales

Los mejores hogares del mundo son aquellos que nos protegen de las inclemencias del tiempo. Una casa calentita es, probablemente, una de las cosas más anheladas por cualquier ser humano cuando llega el invierno y, desgraciadamente, no todos contamos con esa suerte. Pero los que podemos disfrutar de esta ventaja, podemos hacerlo de diferentes maneras. Todos tenemos o hemos tenido alguna estufa eléctrica en nuestra habitación, o hemos contado con un conjunto de radiadores distribuidos por toda la casa, o incluso con alguna potente estufa de butano. Pero algo me dice que las estufas rusas no entran en esa lista de cosas tan conocidas por todos. Y sin embargo, pueden ser una magnífica opción. Hablemos sobre ellas.

También se conocen como estufas de inercia térmica. Sus raíces arraigan en el norte de Europa, allá por el siglo XV, y ha sido desde siempre un elemento relevante en la vida rusa, donde muy a mundo estas estufas aparecen en el folclore del país, concretamente en cuentos de hadas. Las estufas rusas si se caracterizan por algo es por su eficiencia energética, dado que aprovecha muchísimo mejor el calor que una estufa convencional, con la que se puede llegar a perder hasta el 80% del mismo. Funciona a base de leña o residuos de madera, el calor generado va circulando por unos conductos horizontales, a modo de laberinto, que canalizan el humo y el aire caliente producido por la combustión y mantiene así el calor durante largos periódos de tiempo (6 o 7 horas).

Además, otra gran ventaja de este tipo de estufas es que no requieren de un gran mantenimiento, son más seguras (ya que la zona exterior no excede de los 80º) y por si fuera poco, sueltan menos polvo que una estufa normal. Para beneficiarnos de todo esto, tendremos que contar con un aislamiento adecuado que garantice la retención y circulación de calor. La construcción de una estufa rusa no es realmente complicado y puede resultar incluso económica si en lugar de ladrillo refractario, utilizamos ladrillos de campo o prensados. El aspecto estético de este tipo de estufas es más bien rupestre, ideal para casas de montaña, campo, etc, aunque siempre podemos pintar los ladrillos, disfrazar el conducto, y encajar la estufa en una casa moderna.

Asimismo, las estufas rusas sirven incluso para cocinar. Si queremos hornear una torta o un pastel, calentar leche o agua, o hacer gachas y tortitas… este tipo de estufas nos pueden ayudar a conseguir platos exquisitos, con un gusto incluso mejor que el que se consigue en el horno de la cocina más moderna del mundo. Y es que lo tradicional y lo antiguo muchas veces supera en creces a las últimas tecnologías.

Fuente y foto: wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...