Consejos para comprar una vivienda en verano

Adquirir una vivienda es una de las decisiones más importantes de nuestra vida: atiende a todos estos consejos antes de lanzarte a la compra.

casa

Durante los meses de verano se toman muchas decisiones importantes: algunos se ponen a realizar lo que llaman la operación bikini, otros se deciden por dejar de fumar de una vez por todas, y hay quien se decanta por comprar una vivienda. De hecho, las agencias inmobiliarias reconocen que julio y agosto son dos meses de gran actividad, en los que el cliente interesado en comprar acaba adquiriendo una vivienda.

No obstante, debemos ser conscientes de que se trata de una de las mayores inversiones que haremos, además de ser una compra que puede ser decisiva para lo que nos resta de vida. Por ello, antes de decidirnos a comprar una vivienda, atendamos a algunos consejos básicos que nos ayudarán mucho en nuestra decisión final.

Alquilar o comprar

Esta es la primera cuestión que debemos plantearnos, dado que cada cosa tiene sus ventajas e inconvenientes. No siempre se necesita comprar una vivienda o se tiene recursos necesarios, y en esas ocasiones el alquiler puede ser una solución mucho más viable. Aunque solemos asociar la idea de que alquilar un piso es tirar el dinero a la basura, siempre podemos recurrir a determinados alquileres con opción a compra que eliminen este inconveniente.

Así mismo, tenemos que tener en cuenta que comprar un piso nos exige tener suficiente liquidez para pagar la hipoteca mes a mes y toda una serie de gastos como impuestos, derramas, gastos de comunidad y otros pagos de los que estaríamos exentos en un alquiler. Además, un alquiler te ofrece la posibilidad de cambiar de lugar y de casa en cualquier momento, tanto por razones de trabajo como por cuestiones personales. Es muy frecuente que las personas se cansen de algo y necesiten cambiar a algo mejor o más nuevo, y con las viviendas pasa más de lo mismo.

Finalmente, la ventaja de tener una vivienda en alquiler es que puedes rescindir el contrato fácilmente ante algún aprieto económico que puedas tener y que la cuota que se paga por un alquiler tiende a ser más estable que una hipoteca que está sujeta siempre a posibles fluctuaciones.

¿Vas a comprar una vivienda? ¡Fija un presupuesto!

Delimita tus gastos y fija en un papel todo lo que tienes previsto gastarte en función de un punto de partida inicial. De esta forma podrás hacer una selección más precisa de las viviendas a las que puedes acceder para comprar. A todos nos encanta perdernos en las nubes con casas maravillosas que escapan fácilmente a nuestro bolsillo, pero en este caso las ensoñaciones es mejor dejarlas para la noche y ser realistas con nuestro presupuesto. Para tener en cuenta todo esto, lo mejor es que tengamos en cuenta los ahorros que tenemos acumulados y, en caso de no poder hacer una compra al contado, fijar la cantidad de dinero que tenemos, no solo en nuestra hucha, sino también posibles contribuciones de amigos, familiares, etc.

Financiación en el banco

Seguramente pese a todos tus ahorros y ayudas económicas, necesitarás una financiación y para eso tendrás que acudir a la banca. Es otro paso muy importante a realizar antes de comprar una vivienda, porque primero tendremos que saber cuánto dinero está dispuesto al banco a prestarnos. Debido a la crisis económica, los bancos raramente financian más del 80% de la vivienda. Lo mejor es que tengas en mano algunas ofertas interesantes de viviendas que te gustaría comprar y acudas a varios bancos para que te informen de la viabilidad de la financiación. En cualquier caso no debes sobreendeudarte: los expertos aconsejan que la vivienda que compremos debemos poder pagarla como mucho con nuestros ingresos brutos anuales de máximo 4 años.

Impuestos: nuestro dolor de cabeza

Cualquier compra que hagamos está cargada de unos impuestos y la vivienda no podía ser menos. En este caso el IVA es el primero de esos gastos que no podemos eludir: un 10% sobre el precio de venta. También encontramos el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales que varía según la Comunidad Autónoma en la que vivamos. Por otro lado, registrar la escritura también conlleva más impuestos como el de Actos Jurídicos Documentados. No los mencionaremos todos aquí, pero para hacernos una idea aproximada, los impuestos suelen representar entre el 10% y el 15% del precio final de una vivienda. Tenlo muy presente.

¿Viviendas Protegidas?

Las Viviendas de Protección Oficial son otra opción interesante a tener en cuenta cuando nuestro presupuesto es limitado y queremos acceder a pisos completamente nuevos. Aunque se necesitan cumplir una serie de requisitos para la compra de una de estas viviendas (fundamentalmente tener unos ingresos que no alcancen determinados máximos), el precio de las mismas es mucho menor que las viviendas libres y es otra opción a tener en cuenta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...