Estas son las cuestiones que debes preguntarte antes de firmar un contrato de alquiler

El arriendo de una vivienda es una práctica muy común en estos días, pero esta negociación no se debe hacer a la ligera. Sigue estos consejos y te evitarás problemas con el dueño.

Revisa bien tu contrato de alquiler

Por más interesado que estés en encontrar una casa o piso para rentar, no puedes lanzarte a escoger la primera propiedad que veas. Aunque abunden las opciones, son varias las cuestiones que debes evaluar antes de firmar el contrato de alquiler. 

Las condiciones y la cercanía a hospitales, colegios, estaciones de transporte y sitios de recreación es algo que debes considerar. Pero hay mucho más. No te dejes impresionar sólo por la fachada y la buena ubicación. Evalúa estos detalles y tu decisión será la más acertada.

Costos reflejados en la renta

Precisa qué tipo de pagos se incluyen en el monto total del arriendo. El Impuesto de Bienes Inmuebles, el condominio, el agua, la luz y la recolección de residuos urbanos no siempre van contemplados en la factura. De allí que debes corroborar cuáles de esos compromisos estarán bajo tu responsabilidad. También debes cotejar cuáles servicios extras tendrías que contratar, entre ellos televisión por cable, teléfono o Internet. Si todo está en orden, sólo tendrás que modificar el domicilio bancario e información del titular.

Duración del alquiler y otros pormenores

La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) señala que la validez mínima de un contrato debe ser de tres años. No obstante, tú como ocupante puedes dejar la vivienda tras seis meses de alquiler, siempre que notifiques al dueño con 30 días de antelación. Éste a su vez podrá solicitar tu desalojo luego de un año de ocupación. Podrá hacerlo sin necesidad de justificarse, pero debe avisarte 60 días antes. Todo esto debería estar reflejado en el documento, además de la cláusula que indique los acuerdos fijados entre ambos sobre los ajustes en el precio de la renta. Si no lo dice, éstos pueden efectuarse anualmente, según el Índice de Garantía de Competitividad.

Permiso de alojamiento para mascotas

Pocos aspectos son tan conflictivos como la tenencia de mascotas en los pisos alquilados. El dueño está en la libertad de prohibirlos. Pese a ello, asegúrate de que esté expuesto en el documento legal. Cualquier confusión al respecto puede representar conflictos. Incluso, el propietario del inmueble puede pedir tu salida por incumplimiento del contrato. Lo mejor es que no hayan sorpresas.

Privacidad amparada por la ley

Si es la primera vez que alquilas, puedes tener la duda de si el dueño puede entrar o no al piso sin tu consentimiento. Sobre este punto las leyes son muy estrictas y sostienen la condición inviolable de privacidad en el inmueble. Quizás algunos propietarios querrán entrar para comprobar las condiciones del piso, pero no podrá hacerlo sin una orden o sin tu aprobación. Por otro lado, las reformas no siempre están permitidas. Para que no haya inconvenientes, fíjate de establecer un documento donde se plasmen todos los muebles o complementos integrados en la vivienda. Así no habrá acusaciones infundadas por daños o perjuicios.

Aclarado todo esto, estás listo para negociar. Podrás abordar los puntos que, a la larga, te facilitarán la relación con el dueño.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...