Inversiones inmobiliarias: rehabilitar edificios o comprarlos ya rehabilitados

Cuando hablamos de inversiones inmobiliarias importantes, a veces compensa más la compra ya lista para su uso, pero en otras ocasiones, merece la pena rehabilitarlo por los propios medios.

andamios

Actualmente, el pinchazo de la burbuja inmobiliaria ha hecho que las inversiones en el sector de la construcción sean mucho más asequibles. Incluso hay empresas que están apostando fuertemente por España por el hecho de que la caída de los precios nos ha convertido en un lugar interesante en el que hacer negocios. Aunque el ámbito bancario ha robado bastantes clientes a las inmobiliarias, cada vez vemos negocios más especializados, que proponen al cliente un punto de partida claro y buscar inmuebles que se ajusten a sus objetivos. Por ejemplo, los edificios en venta de Renta Corporación plantean al inversor las opciones de comprar rehabilitado, o hacerse con un edificio completo en el que se requieren reformas.

Partiendo de la base de que adquirir un edificio entero sale mucho más económico que comprar las viviendas sueltas, el hecho de invertir en un único inmueble requiere de un importante capital, y más que seguro, de una idea de negocio para sacarle luego rendimiento. Sin embargo, no queremos entrar en los detalles de lo que se va a hacer con la inversión en sí misma, sino hablarte de las diferencias entre comprar una obra ya rehabilitada, o comprar una en la que se requieren obras o reformas para que esté todo a punto. ¿Cuál de ellas es mejor?

Edificios listos para el comprador

Cuando el comprador elige un edificio que bien es obra nueva y está totalmente rematado, o que aunque es antiguo tiene una obra de reforma integral ya incluida, lo que hace es ahorrarse tiempo, y sobre todo, cerrar el presupuesto total de la inversión. Evidentemente, si se comparan dos inmuebles en localizaciones idénticas, y con características similares, cuando uno está listo, y al otro le faltan reformas, se nota en el precio. Al precio de la diferencia entre ambos, habría que calcularle el tiempo que se requiere para que el segundo tenga las mismas cualidades que el primero. Así, en muchos casos, aunque pueda ahorrarse unos cuantos euros, la inversión secundaria, junto con el tiempo necesario y el dinero que se pierde entremedias, no hacen que un edificio para rehabilitar sea la mejor idea.

Edificios para rehabilitar

Cuando el inversor prefiere edificios para rehabilitar, por lo general se trata de una inversión que se puede hacer más a largo plazo, que no requiere tiempos de finalización exactos y que en todo caso, si supone pérdidas de dinero por esta razón, son asumidas previo estudio por quién se hace con el inmueble. A cambio, las rebajas que se pueden obtener en este tipo de edificios resultan realmente importantes. En todo caso, se trata de una decisión en la que se deben estudiar todos los factores, porque en caso de tener ya experiencia en este sector, es muy probable que se conozcan varias empresas que se dediquen a la rehabilitación a precios bajos y garantizando los precios. Con ese panorama, sí que se pueden obtener mucho más beneficios en la compra de edificios para rehabilitar que en otros casos.

Seleccionar un edificio para rehabilitar o uno completamente reformado es una cuestión que depende sustancialmente de las necesidades del inversor y que recae sobre los factores clave del precio del bien, precio de la rehabilitación y tiempo para llevar a cabo el proceso. Dependiendo de cuán importante sean cada uno de ellos, y la diferencia que exista con el otro modelo en el mercado, se podrá decir que es mejor una de las opciones o la otra. ¿Te has planteado alguna vez una inversión de este tipo? ¿Tú cuál consideras que sería más adecuado en tu caso si pudieses decidirte por una inversión inmobiliaria de este tipo?

Imagen: Francisco Javier Argel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...