Las viviendas de la costa española, atractivas todo el año

El clima mediterráneo favorece la vida en las localidades costeras del país durante las cuatro estaciones

Comprar casa de vacaciones

Empieza el buen tiempo de la primavera y el verano y, con la salida del sol, la costa española llega a sus meses de esplandor y las viviendas empiezan a llenarse de viajeros y personas con su segunda residencia allí. Sin duda, la costa española es una de las más atractivas del mundo por la posibilidad de disfrutarla durante prácticamente todo el año, con muchas zonas del mediterráneo con climas cálidos y agradables durante las cuatro estaciones.

Apartamentos, pisos, casas… cercanas al mar toman su mejor aspecto en estos meses para vivir una temporada veraniega a pleno rendimiento. Este 2014 será sin duda el clave por lo que a inversión inmobiliaria respecta, con una coincidencia de factores positivos nunca antes vista en los pasados años.

La costa española está repleta de poblaciones de gran belleza y complejos vacacionales que cuentan con propuestas inmobiliarias para todos los bolsillos y gustos. Con la desaceleración actual de precios se pueden encontrar apartamentos desde apenas treinta mil euros, algo impensable hace unos años.

Toda la zona costera del sur y este de la Península Ibérica cuenta con ofertas inmobiliarias increíbles que atraen tanto inversores de toda Europa como famílias españolas en busca de un remanso de paz y buen tiempo al que poder acudir los días de fiesta. Andalucía, Múrcia, Valencia y Cataluña tienen la suerte de disfrutar de kilómetros de playas y calas maravillosas que son sinónimos de un verano de película.

El dato clave para entender este momento dulce que vivirá la vivienda de propiedad en los próximos meses es el arrojado por estudios de diversos expertos en economía de nuestro país: “el precio de la vivienda puede que toque fondo pronto en España”. Eso significa que, tras años de bajada progresiva del valor de la propiedad inmobiliaria debido a la crisis financiera, al fin ha llegado el momento en que este descenso se frene y la siguiente etapa será en la que los precios aumenten.

Los expertos financieros nos cuentan que la explicación de este próximo reajuste en el precio de la vivienda es el flujo de crédito. Y es que la bajada o estabilización del precio de los pisos anclan el crecimiento del crédito y esto al final repercute en el conjunto de la economía de muchas regiones.

En definitiva, estamos viviendo tiempos de transición en el sector inmobiliario y ver la oportunidad y saber aprovecharla sólo depende de nosotros. Con lo cuál, si contamos con ahorros para dedicarlos a una buena inversión, una casa es quizás la mejor opción ahora mismo.

Debemos recordar también que España ha sido tradicionalmente un país que se ha decantado por la compra en el terreno de la vivienda, a diferencia de otros países europeos, en los que se suele optar por la modalidad de alquiler. Nuestra cultura y el clima también nos han moldeado mucho a nivel de hábitos de vida y eso se nota en el tipo de viviendas que poseemos los españoles y el uso que le damos. Prueba de ello es otro análisis que indica que somos la población europea que cuenta con más casas de vacaciones. Y es que no hay duda de que el carácter mediterráneo se fundamenta en el saber disfrutar de la buena vida durante las vacaciones, alejados de la ciudad, con el mar como telón de fondo y el Sol reluciendo en todo momento.

En este sentido, mucha gente está aprovechando la situación del precio de la vivienda en España actualmente para invertir en propiedades. Y una de las opciones más interesantes es decantarse por una segunda vivienda. Porque además de estar depositando nuestros ahorros en un bien de futuro, en el que sabemos que nuestro dinero quedará bien protegido y se revalorizará con el tiempo, podremos disfrutar de los placeres de una casa de vacaciones.

Una tendencia que cada vez está tomando más protagonismo en el panorama nacional es el de familias que se deciden por la compra de una vivienda de vacaciones a pesar de estar alquilando en su primera residencia. No es de extrañar esta decisión, ya que los precios en las grandes ciudades -dónde se concentra el mayor grosor de la población- sigue siendo poco permisivo para muchas economías domésticas. En cambio, como comentábamos antes, es posible comprar una bonita casa cerca de la playa por un precio realmente muy atractivo.

Antes de decidirnos por una inversión en una segunda vivienda, para sacarle el máximo partido a nuestras vacaciones, una buena idea es consultar con expertos en el terreno inmobiliario. Ellos disponen de una gran oferta de casas y apartamentos en todo el territorio español, tanto en la costa como en la montaña, para que encontrar nuestro rinconcito de descanso alejados del estrés de la ciudad nos sea fácil y eficiente. Ejemplos como los de Solvia son una opción interesante para encontrar el asesoramiento adecuado. Puedes encontrar más información aquí

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...