Pautas y documentos a considerar para adquirir una vivienda en España

Adquirir una vivienda no es tarea fácil; sin embargo, hay factores que nos pueden ayudarán de hecho a decidirnos por tal o cual vivenda, y una serie de pautas de seguridad que debemos seguir para no ser sorprendidos y arruinar nuestro sueño.

Tal vez alguno de nosotros ha pensado o piensa adquirir una vivienda y siempre esta latente en nuestras mentes la decisión de un inmueble nuevo o usado. Hay factores que ayudarán de hecho a decidirnos por tal o cual vivenda, uno de los principales es por cierto es la disponibilidad de viviendas nuevas (o de primer uso como se les conoce), otro es la cantidad de dinero que dispongamos si pensamos hacerlo al contado o la facilidad (o dificultad) de obtener un préstamo hipotecario.

Sin embargo, lo que siempre nos trae de cabeza es que documentación necesitamos o que papeleos y trámites debemos realizar para poder comprar la casa de nuestros sueños sea esta usada o de primer uso. Hay que saber en todo caso que el promotor o vendedor inmobiliario debe entregarnos alguna información, la cual es necesaria antes de decidir y que permite visualizar en un vistazo la legalidad del asunto.

Entre la información pertinente que deberíamos conocer es de suma importancia verificar con quien estamos tratando, es bueno informarnos del nombre o razón social del promotor y los datos correspondientes a su inscripción en el Registro Mercantil Central, esta información nos la debe brindar y si deseamos la podemos corrobar a través del mismo registro.

Lo segundo es conocer cual es la vivienda a adquirir, ello conlleva a verificar planos, tanto internos como del emplazamiento vivienda, descripción, superficie útil, servicios y suministros, zonas comunes y seguras. En el caso de viviendas usadas, está tienen a veces por ahí cosas ocultas, que es necesario investigar  y conocer, sobre todo si se relacionan con la estructura, reparaciones o vicios del terreno en que se asienta la vivienda. Tengan mucho cuidado, pues una vivienda bien pintada bien puede pasar por buena.


Ahora, no olvidarse de solicitar la información pertinente a la legalidad de la propiedad, en caso la vivienda sea nueva o usada, debe estar inscrita en los registros, sin levantamientos pendientes o posibles problemas de embargo. Por supuesto que la inscripción del solar debe estar a nombre del que nos vende, sea una persona natural y en caso se proceda con una venta directa o una promotora inmobiliaria o constructora (de naturaleza jurídica) si es que la venta es por primer uso o a través de un intermediario.

Por otro lado es importante que la vivienda haya sido autorizada por el Ayuntamiento, mediante la correspondiente concesión de licencia de construcción (en algunos países se conoce como declaratoria de fábrica). Esto debe estar en regla, ya que su omisión no permitirá inscribir el inmueble y podría acarrear sanciones por parte de la autoridad local.

Verificar la vivienda a adquirir – Imagen obtenida de Wikimedia, autor: Ángel Luis Alfaro.

Es importante que todas las obras de construcción, ampliaciones y mejoras esten debidamente inscritas en el municipio o ayuntamiento, se evitarán con ello futuras sanciones.

Otros documentos importantes a considerar se relacionan con la verificación del precio de la vivienda y la manera en la cual vamos a pagar, si hubiera hipoteca deben estar todos los documentos en regla; en todo caso el precio pactado debe estar especificado en el contrato claramente, así como las condiciones particulares y generales de la compra, teniendo cuidado de los gastos previos que por Ley que corresponden al vendedor, no sean soportados por Uds. como compradores.

Ahora si la venta llega a concretarse, nosotros tenemos el derecho de elegir el notario de nuestra preferencia, y por supuesto el otorgamiento de la correspondiente escritura pública.

Una consideración adicional en caso se decidan por adquirir una vivienda de segundo uso: el propietario de la misma debe proporcionarnos información que contenga la una nota simple registral relativa a su propiedad, el último recibo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles debidamente cancelado, los gastos por servicios pagados y al día (esto incluye los recibos de luz, agua, gas o serenazgo).

Asimismo el vendedor debe estar al corriente en los gastos de comunidad, (si hubiera deudas, la comunidad puede exigir su importe hasta determinado limite al comprador, sin perjuicio de su derecho a reclamarlo a quien le vendió). Estos gastos incluyen el último recibo pagado de Gastos de Comunidad sin derramas, la copia de los Estatutos de la Comunidad debidamente inscritos en el Registro de la Propiedad.

Ahora si se diera el caso de que decidamos comprar una vivienda hipotecada, y quede capital pendiente de pago, es necesario solicitar al vendedor el certificado del estado de las deudas emitido por la entidad acreedora o en su defecto solicitar para contrastar la información un reporte a la entidad conocida como ASNEF – Equifax.

Algunos consejos adicionales:

Antes de decidir por una vivienda en particular y dar el si a la compra es necesario considerar algunas cosas sencillas que de seguro nos serán de mucha utilidad:

1. La empresa con la que tratemos debe ser de fiar, es decir una compañía conocida, reconocida en el mercado, con años de experiencia y debidamente inscrita y registrada, recuerden que la inversión en una casa no es cosa de cuatro centavos y por lo tanto hay que salvaguardar nuestro dinero.

Una inmoboliaria sólida – Imagen obtenida de Wikimedia, autor: Mdtcam.

2. En lo posible evitar viviendas con “vicios ocultos”.
3. Siempre es preferible una vivienda nueva, y en caso se decidan por ella verificar la condición del terreno, ello no es muy difícil, sólo acerquense e indagen en el ayuntamiento correspondiente. La idea de esto es comprobar si este terreno no ha tenido anteriormente otro uso no compatible con el actual y que pueda afectar la estabilidad estructural de la construcción en el futuro; por ejemplo, un relleno sanitario o la vivienda haya sido construida sobre una zona arenosa o en un lugar no apto para viviendas particulares.
4. Comprobar exhaustivamente toda la documentación que he mencionado anteriormente, si es posible asesorarse por un abogado especialista.
5. Verificar el contrato, que cumpla con las condiciones pactadas verbalmente.
6. Comprobar los accesos a la vivienda, a esto me refiero, cercanía a centros comerciales, zonas escolares, universidades, servicios municipales, etc.
7. Verificar las condiciones de seguridad, tanto de la vivienda misma (zonas seguras en caso de sismo, protecciones contra incendio, etc.), como de la zona en la cual esta asentado el inmueble.

Por último y aunque no lo crean o les parezca gracioso, es bueno ver que tipos de vecinos vamos a tener, presentarse como posible vecino no esta de más, no vayan a tener una desagradable sorpresa después.

Créditos de Imagen:

Imagen 1: obtenida de Wikimedia, autor: Ángel Luis Alfaro.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...