Cómo cuidar las plantas de interior

Los cuidados que necesitan estas plantas no son muchos. Transplantar, podar y limpiar son las tres palabras claves que hay que tener como guía para mantener a las plantas de interior de forma saludable y esplendida.

Los cuidados que necesita una planta de interior

Las plantas de interior aportan un aire distinto a las viviendas, amén de que contribuyen con la decoración. Y si bien este tipo de plantas exige poco cuidado, hay que estar atentos a ellas para que estén siempre en muy buen estado.

Las palabras claves para el cuidado de las plantas de interior son: transplantar, podar y limpiar.

En relación a transplantar  la planta, se aconseja que se realice una vez por año y a una maceta sólo un poco más grande. Se recomienda que el diámetro de la nueva maceta sea entre 3 a 5 centímetros más grande que la anterior. Esto se debe a que la planta y sus raíces crecen, lo que implica que necesitan mayor espacio para desarrollarse de forma libre.

Para realizar el transplante hay que empezar preparando la nueva maceta, a la cual se le debe agregar una pequeña capa de piedras y tierra nueva. Luego hay que sacar la planta de su maceta actual, para lo que será necesario cubrir la superficie de la tierra con la mano, tomar el tallo principal e intentar sacar la planta. Si se complica, se puede acudir a un cuchillo para pasar alrededor del borde de la tierra para que se suelte. Si aún no se puede sacar, se debe romper la maceta.

Una vez sacada la maceta, hay que limpiar las raíces y separar los brotes secos. Posteriormente se coloca la planta a la maceta nueva que ya habíamos preparado y si quedan agujeros colocamos un poco más de tierra nueva. Luego hay que regar abundantemente.

Además del transplante, la poda es otra de las tareas comunes para cuidar las plantas de interior. Se sugiere hacerlo en otoño o primavera, aunque los recortes pequeños se pueden realizar en cualquier momento. Lo primero que se poda son las partes que están en mal estado, las hojas marchitas, las ramas secas y los tallos enfermos, entre otros. Con la poda uno puede darle distintas formas, lo cual es muy bonito.

Por ultimo, una adecuada limpieza es esencial. Una planta limpia respira correctamente y realiza sus funciones fotosintéticas de mejor modo. La limpieza se debe realizar con un trapo suave humedecido con agua tibia y el exceso de agua se debe sacar con una toallita de papel.

Con estas tres tareas fundamentales, que son primordiales para estimular el crecimiento, las plantas de interior lucirán de una forma esplendida.

Vía | Greendesign
Foto | davecito

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...