Cómo hacer la poda de árboles en invierno

La poda de los árboles debe realizarse en invierno por varias razones. En este artículo te explicamos los tipo de poda que existen, y los beneficios que le aportará a tus árboles.

poda arboles

Con la llegada de la estación invernal, una de las necesidades de nuestros jardines es la poda de los árboles. De hecho, se trata de una acción necesaria a la hora de conseguir que estén frondosos, bonitos, y sobre todo que sean productivos. La razón fundamental de la poda estriba en conseguir un ejemplar sano fuerte y productivo, lo que se manifiesta en una copa con espacio suficiente para que crezcan bien las ramas productoras de la fruta y permita un desarrollo armónico de la planta.  Un ejemplar joven necesita un tipo de poda distinto al que daremos a uno más viejo. Lo importante a la hora de podar es conocer el aspecto que ha de tomar el árbol, eliminando aquellas ramas que lo perturben o que interfieran en el desarrollo de aquellas otras que van a ser las encargadas de dar los frutos.

Lo primero que hay que hacer es una limpieza del ramaje, es decir, eliminar las ramas enfermas o secas, para luego proceder a dar los cortes selectivos que refuercen el árbol y fomenten la producción.. Es esencial que el corte sea limpio, sin dejar trozos aplastados ni desgarraduras que puedan originar problemas sanitarios. No debe dejarse la herida al descubierto, sin tratar, puesto que las esporas de los hongos que se encuentran en el aire se depositan con gran rapidez. Por ello, debemos aplicar inmediatamente un producto cicatrizante y fungicida que puedes encontrar en tiendas especializadas.

Tipos de poda

Atendiendo al momento en que se realiza la poda, podemos distinguir tres tipos: la de formación, la de producción y la de rejuvenecimiento. La primera de ellas se practica cuando el árbol es joven y su objetivo es conseguir una copa equilibrada tanto en la forma como en la densidad de las ramas. La poda de producción tiene como fin primordial estimular la producción de frutos. En los ejemplares fuertes es suficiente un corte ligero, mientras que en los ejemplares debilitados la poda deberá ser más intensa, incluso eliminando ramas enteras para estimular la regeneración de la planta. La poda de rejuvenecimiento pretende dar vigor a un árbol viejo. Por lo general es suficiente con reducir a la mitad el número de ramas que conforman el árbol que vas a podar. Aunque en este caso, siempre es mejor pasarse un poco, que quedarse corto, ya que el árbol conseguirá aumentar su fuerza con la ayuda de la poda, algo que le será imposible de hacer sin ella.

Ya puedes comenzar a podar tus árboles utilizando las técnicas anteriores ¡Feliz poda!

Imagen: Nacho

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...