Cómo mantener tu jardín caliente durante el invierno

Si quieres mantener tu jardín caliente durante el invierno, debes cuidar la temperatura, los muebles y usar colores de alta temperatura

Mantener tu jardín caliente

En el verano, salir al jardín nos encanta y desearíamos que siempre hiciera calor. Por este motivo, cuando empieza el frío nos sentimos tristes porque no podemos volver a salir al jardín hasta que llega la primera. Eso sí, mantener tu jardín caliente durante el invierno es mucho más sencillo de lo que parece.

Mantener tu jardín caliente durante el invierno paso a paso

En primer lugar, podemos imitar lo que hacen los restaurantes en sus terrazas. Ellos usan estufas portátiles, las cuales dan un poco de calor a la estancia. Se puede usar una de butano o incluso un calefactor eléctrico con la ayuda de un alargador.

Eso sí, aunque tengas la estufa no puedes estar al aire libre como si fuera verano. Utiliza una pérgola o unos gazebos para cerrar la zona y así lograr que el calor de la estufa no se escape. De este modo, podrás mantener tu jardín caliente.

Al final, en este caso también vamos a imitar a los bares y restaurantes. Ellos utilizan paredes de plástico, el cual es impermeable y trasparente al mismo tiempo. De este modo, podrás resguardarte del frío, pero al mismo tiempo, estar al aire libre.

Lo que entendemos con un ambiente cálido no solamente se refiere a la temperatura. También hay que pensar en la iluminación, pues en invierno se hace de noche mucho antes y ya no tenemos tanta luz del sol. Para ello, se pueden utilizar quinqués, velas o incluso antorchas.

El mobiliario también es importante

Para conseguir un buen ambiente cálido, hay que usar un buen mobiliario. Los muebles de mimbre o madera son bastante idóneos y dan calor de hogar. Eso sí, también hay que buscar la comodidad, algo que vamos a hacer con cojines y sillones acolchados. Si tienes espacio, incluso podrías poner un sofá.

La orientación de los muebles es importante, pues de ese modo se logra evitar el frío. Para ello, trata de buscar un lugar donde pegue el sol y donde estés resguardado del viento.

En este caso, los colores son muy importantes. El aspecto psicológico es vital para conseguir un ambiente cálido, por lo cual, hay que usar colores de mayor temperatura. Usa colores como el rojo, el amarillo o el naranja y la sensación de calor será mayor.

Si quieres ya algo más profesional, puedes recurrir al aislamiento térmico. Eso sí, con estos consejos podrás salir del paso en la mayoría de ocasiones.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...