Conoce los diferentes tipos de piscina

De acero, hormigón, madera, desmontables… ¡Elige la que más te convenga y a disfrutar del verano!

A una semana de empezar oficialmente el verano, es evidente que no podríamos hablar de otra cosa que no fuesen las piscinas, el epicentro estival de aquellas casas que se puede permitir contar con semejante lujo de cara a los calurosos y largos meses que se avecinan. Si estás pensando en empezar las obras de tu piscina, te diremos que hay unas cuantas cosas que debes tener en cuenta… sobre todo en lo que respecta a los diferentes materiales que pueden emplearse y a los tipos de estructura que existen. Eso es precisamente lo que vamos a tratar aquí, esperando que te sea de utilidad en tu búsqueda de la piscina ideal…

El azul de la piscina, uno de los colores del verano.

Antes que nada es necesario que pienses racionalmente en la amplitud de tu parcela, pues de ello dependerán las dimensiones y el tipo de estructura que vayamos a utilizar. Y es que, por haber, las hay desde pequeñas y económicas hasta enormes y sofisticadas. Todo depende de tus recursos, tu espacio y la utilidad que le quieras dar. Si tenemos que empezar con lo más lujoso, te diremos que las piscinas de acero y las de hormigón suelen ser las más caras y apreciadas entre los aficionados a la natación de corte casero. En este punto hemos de decir que existe una larga y sonada polémica entre los detractores del hormigón y los aficionados a los espléndidos acabados que éste permite. Y es que el hormigón posee una durabilidad y una resistencia que permite el paso del tiempo en perfectas condiciones. Eso sí, ármate de paciencia pues las obras que requiere una piscina de este tipo son titánicas. Como contrapunto, pero también de excelente calidad, tenemos las piscinas de acero, una técnica moderna que puede hacernos ahorrar tiempo.

Piscina de hormigón, tradicional y resistente.

Y es que las piscinas de acero se han puesto de moda últimamente por tres razones: se instalan con celeridad, son sumamente resistentes (a la altura del hormigón, e incluso más) y, como no, la posibilidad de aprovecharse de la flexibilidad de los paneles de acero para elegir entre muchos modelos distintos. En este punto, parece que la cosa queda clara ¿no? Al contrario, el enorme coste de este tipo de piscinas hace que muchos opten por opciones más económicas y funcionales, pese a que ninguna podrá nunca aportar el excelente acabado y perdurabilidad del acero. ¡Qué se le va a hacer!

Una opción en la que nadie suele pensar, y menos en nuestro país, es la madera. Pese a lo que pueda parecer, las láminas utilizadas suelen ser bastante gruesas, con lo que la resistencia está garantizada. Además, son la opción ideal para los jardines más cuidados y bucólicos, pues otorgan al conjunto un romanticismo rústico que gusta a mucha gente. En cuanto a la instalación, el coste dependerá del tipo de piscina de madera que elijamos: sobre el suelo, semi-enterradas o enterradas por completo. Eso sí, los diseños son limitados. Otra categoría de piscina con un precio medio son aquellas construidas en poliester. Digamos que su acabado es similar al hormigón (no así su calidad ni su perdurabilidad, evidentemente) y tienen la ventaja de ser construidas de una pieza, por lo que se pueden encontrar muchos diseños originales. Debido a su precio, son las preferidas de aquellos que no desean gastar demasiado.

Piscina desmontable, una opción económica y práctica.


Finalmente, tenemos las desmontables. Si ésta va a ser utilizada por una gran cantidad de niños durante los sucesivos días del verano, es posible que no dure más de dos temporadas… aunque la calidad de este tipo de piscinas cada vez es mejor. No obstante, se trata de una estructura (normalmente de aluminio, aunque también las hay de plástico) que debe ser montada a principio de la estación estival y desmontada nada más finalizar, punto decisivo que suele ser uno de las grandes desventajas que acompaña a estas estructuras. Sin embargo, y mientras se ahorra para conseguir la piscina de nuestros sueños, no suele ser una mala opción de cara a las altas temperaturas. ¡Recuerda que lo que cuenta es que lo pasemos genial en verano sudando lo menos posible!

Foto 1 por ajari en Flickr

Foto 2 por gabriel_alves en Flickr

Foto 3 por Editor B en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...