Consejos para llenar tu casa de plantas en macetas

Más que un meramente artículo decorativo, las macetas en la que viven nuestras matas cumplen una función específica. Por ello, a la hora de elegirlas debemos cuidar que se ajusten a las necesidades de la planta, también debemos saber cómo ubicarlas en el interior para que destaquen

Trucos para decorar tu casa con plantas en macetas

Tener plantas en macetas dentro o fuera de la casa siempre será un acierto. El verdor que ofrece la naturaleza contenida en recipientes hermosos y funcionales, dará vida a cualquier decoración. Sin embargo, no todo es tan sencillo como parece. Debemos saber escoger los  materos para que la vegetación se desarrolle sin problemas y se muestre en todo su esplendor.

Las plantas que se siembran en vasijas, están en desventaja con las que se cultivan en el suelo, ya que no están en su condición natural. Sin embargo, no deberían surgir problemas si se toman en cuenta los factores relacionados con su cuidado. Para ello, lo más importante es conocer el tipo de mata que se colocará en el contenedor.

El envase debe ajustarse al tamaño. No debe ser ni muy grande, ni muy pequeño, pues influirá en el crecimiento de las raíces. El material que se escogerá también es esencial y deberá ajustarse a las dimensiones de la especie. Por ejemplo, si una palma grande, se siembra en una delgada maceta plástica, cuando le dé un viento fuerte la tumbará. Incluso, si está dentro de la vivienda, con cualquier roce podrá caerse.

Las mejores macetas para tus plantas en casa

Para los ejemplares grandes y pesados, lo ideal son las macetas elaboradas en concreto, hierro o piedra. Estos podrían servir de contenedores para un macetero débil, si no se quiere plantar directamente dentro de ellos. Los porrones pesados elaborados en barro, también son perfectos. Se ven fabulosos en los jardines o patios. Si deseas tenerlos en el interior, toma en cuenta el piso, pues si es delicado podría dañarse.

Un recipiente muy reducido no permitirá que las raíces de la mata se expandan como debería. Cuando ocurre es fácil de notar, pues éstas sobresalen de la tierra o se escapan por los agujeros de drenaje. Si el espacio es chico, deberás trasplantar a un macetero más amplia. Al menos anualmente se aconseja sacar el ejemplar y evaluar las condiciones de sus raíces. Si están muy juntas o en forma circular y con poca tierra, habrá que mudarla.

El drenaje de las macetas también es fundamental. Los hoyuelos deben estar bien distribuidos y garantizar que no se encharque la planta. Cuando las raíces se ahogan por mucho rato no obtienen oxígeno y se pudren. Para evitar que se nos moje tras el riego el lugar donde la coloquemos, se debe añadir un platito recolector en la base.

En el sitio ideal

Uno de los beneficios de este tipo de cultivo es que podemos proteger las plantas cuando el clima recrudece. La facilidad para movilizarla es una ventaja. Por ello, si el invierno o el verano son muy fuertes, bien se puede guarecer en espacios en los que no les pegue el sol o el frío demasiado. Dentro de casa será más fácil.

Existen especies que por su bajo mantenimiento son las preferidas para el interior. Por ejemplo, los cactus casi no necesitan agua, son fuertes, están de moda y lucen hermosos cuando están bien cuidados. Los hay de diversos tamaños y cuando están chiquititos avivan un escritorio, rincón o mesita de noche. Solo se debe procurar que les de abundante luz natural. Con ellos podemos dar rienda suelta al diseño del macetero.

Aunque los colores neutros o discretos son la opción predilecta para atinar con la mayoría de los contenedores, hay plantas vigorosas que no desentonan con los diseños y tonos más atrevidos. Al contrario, dan alegría al entorno. Lo que sí se aconseja es tener cuidado con las plantas de hojas pequeñas, pues se ven opacadas dentro de una maceta muy vistosa.

Decoración sin límites

No existe una tendencia decorativa que desatine con el verdor que ofrecen las plantas. Por ello no hay que limitarse con el espacio donde las queramos colocar. El estilo lo dará el macetero. Claro, una planta secándose y que esté enferma no lucirá. La mejor forma de saber que está sana es cuando crece y se mantiene verde.

El salón, el baño, la cocina, las habitaciones… Casi cualquier espacio puede ser un buen lugar para colocar naturaleza viva que aporte belleza ornamental. Eso sí, cuando el sitio carezca de buena iluminación y ventilación, se deberá sacar a diario por unas horas a un espacio abierto donde reciba las bondades climáticas que requiere para su crecimiento.

Es más, se ha determinado que tener plantas en la oficina o áreas de trabajo estimula a las personas y favorece su bienestar. Relax, armonía y mejoras en el estado de ánimo, son algunos de los beneficios. Efectos similares se consiguen al estar pendientes de sus cuidados. Es como una terapia que muchos especialistas recomiendan.

Otra manera de destacarlas, es decorando con nuestras propias manos las piletas. Existen muchos tutoriales sobre maneras de decorar un triste macetero con pintura, material reciclable, piedras, madera y hasta corcho. Así que puedes alegrar cualquier estancia solo adornando con mimo. Si quieres ir más allá, aprende cómo pintar  las macetas a mano. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...