Convierte tu jardín en un refugio para el relax y la meditación

Este verano, cuando apetece relajarse y descansar, debes enfocarte en organizar tu jardín. Estas ideas te ayudarán a diseñar un espacio hermoso y óptimo para desconectarse de los problemas del día a día.

Decora tu jardín para relajarte

Fuente: objetivoadeco.com en Pinterest

Bien arreglado, el jardín puede ser una de las áreas más hermosas y encantadoras del hogar. Pero también un refugio para el relax y la meditación. Para ello, hay elementos que necesariamente deben estar presentes en este lugar, como las plantas, la madera y las piedras. La sola combinación de éstos brinda una armonía ideal para el descanso. Si el espacio te lo permite, incluye una fuente que te ayude a potenciar el estado de calma y tranquilidad que tanto anhelarás este verano.

Importante es atender la vegetación. Después de un buen mantenimiento de tus árboles y flores, podrás jugar con la incorporación de piezas adicionales, como butacas, sillas, almohadones, hamacas y demás, para disfrutar de la naturaleza como se debe. No desaproveches las oportunidades. Convierte tu jardín en un refugio para la relajación. 

Claves para tener un refugio para el relax y la meditación

Visitar tiendas especializadas en muebles para exteriores te dará una idea de por dónde empezar. Pero si lo que quieres es relajarte en tu jardín, lo primero será adquirir un elemento para el descanso, donde puedas recostarte, cerrar los ojos y abstraerte del mundo. Una tumbona acolchada y revestida de una tela fresca sería estupenda. Utiliza un espacio cercano al verdor de tus plantas y, como complemento, una sombrilla que te proteja del sol. Cojines decorativos y cómodos aportarán el toque chic.

Si el jardín se encuentra en la parte trasera o tienes la ventaja de tener un porche amplio, no lo pienses más. Manda a instalar una silla colgante. No habrá integrante de la familia que no desee recostarse y balancearse en ella. Vienen en innumerables diseños. Pero las de fibras naturales son frescas y suaves para propiciar la siesta.

Las de ratán o plástico que simulan materiales naturales también se ven hermosas. Para hacer más cómodo el descanso utiliza almohadas o sábanas como complemento. Este tipo de hamacas o sillones colgantes resultan prácticos y decorativos. Leer un buen libro o simplemente reposar es posible estando en ellas.

Sitio de reunión

Si tienes una pared que te sirva de soporte, puedes crear una sala inspirada en la naturaleza, sin desentonar con el ambiente. Los sofás modulares pegados al muro son los recomendados, aunque los cuadrados o tipo puf se ven hermosos. Elige materiales resistentes al exterior, y colores neutros o tierra para crear armonía. Completa el conjunto con mesas auxiliares, lámparas o faroles de pie. Incluso las antorchas lucen mágicas para la noche.

Este rincón del jardín te servirá para tomar una siesta o reunirte con familiares y amigos a tomar unos tragos y charlar. Si planeas celebrar una fiesta al aire o libre o deseas aportar vitalidad, añade a los árboles unas cuantas luces tipo guirnaldas. Enróllalas en los troncos y ramas para un efecto romántico.

Si el presupuesto no te alcanza para comprar un juego de muebles, unos cojines grandes (almohadones) y mantas te servirán. Eso sí, procura tener una sombrilla o mini toldo para protegerte de la lluvia o el sol. Luego ubica al estilo marroquí cojines de varios tamaños y diseños sobre una manta o tapete en el suelo. Con bancos o mesitas auxiliares bajas, le darás un aire exótico. Un lujo a bajo coste.

A medida

Si el jardín es grande y te gusta lo tradicional, puedes enfocarte en ello. Mandar a fabricar en madera una especie de caseta para instalar en ellas unos bancos para sentarse, es una gran idea. Si cuentas con una piscina o un pequeño estanque, es buena alternativa colocarle un puente de madera que te lleve a la caseta. Las piedras, antorchas y flores, te harán sentir como en el paraíso.

Los clásicos bancos de concreto, tipo plazoleta, igualmente se ven bellos en los jardines. Tal vez no sean tan cómodos para una siesta, pero si los colocas frente a las plantas o una fuente de agua, podrás sentarte a meditar o a leer en ellos. Su resistencia y fácil cuidado son un punto a su favor. Juega con el diseño y fabrícalos con forma de media luna o de figuras geométricas.

Instalar una chimenea en el jardín puede ser un total acierto. Si tienes un sitio para reunirte en el exterior, pegado a una pared, puedes empotrar en ella la hoguera. La presencia del fuego en los días fríos es perfecta para relajarse y sentirte reconfortado. Otra opción son las mesas chimenea. Puedes colocarlas en el centro de tu juego de sillas o sofás. Resultan lujosas y sofisticadas.

Elementos extra

Las fuentes de agua proporcionan un ambiente único. Las hay de diversos diseños y tamaños, pero las que combinan piedras y metales, inclusive alguna escultura, aportan el atractivo que buscas para tu jardín. Nada más efectivo que el sonido del agua cuando cae para relajarse.

Una barra para dispensar bebidas frescas en el jardín nunca estará demás. Adórnala con farolillos, luces de colores y butacas altas para que te sientas en un hotel del trópico. Si tienes piscina, será el complemento perfecto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...