Cuida tu jardín y ahorra agua con estos consejos

No necesitas abrir una manguera todo el día, para darle humedad a tus plantes. Debes hacer uso eficiente de este recurso, y para ello te invitamos a seguir estas recomendaciones.

Administra bien el agua cuando riegues tus plantas

Ahorrar agua durante el riego de la plantas es hoy, más que nunca, una necesidad. Muchas veces la dejamos correr sin detenernos a pensar en lo escasa que está. Es hora de revertir esa situación. Cuidar el jardín sin exagerar en su consumo es posible con estos sencillos trucos. ¡Crea conciencia y verás la diferencia!

¿Cómo ahorrar agua en el cuidado del jardín?

Una de los detalles a evaluar, es la hora del riego. Si lo haces en la tarde, tus plantas tendrán que competir contra la evaporación, por lo que necesitarán más agua. Ejecuta esta tarea a primera hora de la mañana o en la noche, para que la radiación solar no sea un problema. Puedes colocar cortezas o mantillo en la base, para potenciar la retención del agua.

Presta atención a la elección de los sistemas de riego. Uno de goteo significará un ahorro y será más efectivo. La manguera puede ser rápida, pero representa un derroche en la mayoría de los casos. Descarta usarla como un reemplazo del rastrillo, y evita dejarla funcionando por largos periodos.

El ajuste del aspersor juega un papel crucial. Con frecuencia los senderos se encharcan porque están mal direccionados, y muchas veces tienen más potencia de la necesaria. Es importante regular la cantidad de líquido y gestionar su orientación hacia la zona de riego. Hay regaderas especiales para jardines pequeños, incluso mecanismos de retención de agua que son muy provechosos. Sueltan la acumulada cuando la tierra comienza a secarse.

Siempre que te sea posible, almacena agua de lluvia. El terreno se encargará de purificarla mientras la “bebe”. Para ello, podrás echar mano de algún bidón o cisterna. Opta también por separar tu jardín por especies, tomando en cuenta las necesidades de riego. Lo mejor será que armes un calendario y programes el trabajo de los aspersores.

Vigila que no existan fugas en las tuberías y protege las plantas de las ventiscas. Éstas las resecan y las hacen querer más agua de lo normal. 

Otras sugerencias

A veces nos dejamos fascinar por las especies más exóticas. Sin embargo, puede volverse engorroso cubrir sus requerimientos de sol, tierra y riego. En consecuencia, lo más práctico es seleccionar plantas autóctonas, ya que son menos exigentes con las proporciones de agua. En ocasiones bastará la lluvia para mantenerlas.

Las que “pidan” más agua, puedes colocarlas al filo de la grama. Allí quedan depósitos que podrán “tomar” cuando estén sedientas. Asegúrate de eliminar los hierbajos, ya que arrebatarán el agua y los nutrientes de tus flores. Tampoco abuses del césped. Si te gusta tanto, escoge uno que sea resistente a la sequía, pero no tapices todo el jardín.

Al aplicar estos trucos notarás cómo bajan los números de la factura. Tanto el planeta como tu bolsillo de agradecerán este cambio de hábitos. ¿Qué esperas para aplicarlos en tu edén?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...