El jardín en primavera

Cada estación del año nos entrega la posibilidad de realizar diversas tareas en el jardín. En el caso de la primavera, algunas de ellas pueden ser: Floración del Magnolio, abonar los arbustos en crecimiento y sembrar flores silvestres. Estas serán las tareas que aprenderemos a realizar de manera sencilla en este post.

El jardín en primavera

Hace muy poquitos días nos dedicamos a reparar los daños que el verano le ha producido a nuestros jardines. Específicamente hemos aprendido qué tareas realizar con la llegada del otoño. Sin embargo, esto es algo que podrán realizar nuestros lectores europeos, aquellos de América de Sur, por ejemplo, que de por cierto son muchos, no podrán hacerlo, por la simple razón que para ellos la estación que acaba de llegar es la primavera y no el otoño. Por eso, como no queremos olvidarnos de ellos, en esta oportunidad nos ocuparemos de las tareas que podemos realizar en el jardín, pero en este periodo del año.

La primavera es un buen periodo para estimular la floración, en realidad lo recomendable es comenzar un poco antes, pero de todos modos el trabajo es muy útil en estos tiempos.

Pero no demos más rodeos, pongamos manos a la obra.


Lo primero que debemos saber son las herramientas y materiales que necesitaremos. En dicho sentido, aquellos son: guantes, horqueta, abono césped, abono completo, fertilizante de árboles y arbustos, fertilizante potásico, semilla silvestre, tierra de hija desinfectada.

Lo primero que realizaremos es prolongar la floración del Magnolio. Para ello, la primera tarea es la de horquetear la tierra para airearla y así favorecer a la absorción de los fertilizantes.

Lo siguiente será abonar. Debemos esparcir gránulos de algún fertilizante con buena cantidad de potasio, ya que esto ayudará a prolongar y resaltar la floración del magnolio.

Finalmente debemos regar. Esto es importante para que el fertilizante sea absorbido.

Otra tarea que podemos realizar en este periodo es la de abonar los arbustos en crecimiento. Para este trabajo debemos descomponer el suelo, tarea que realizaremos horqueteando la tierra de todas las plantas que se quieren abonar para favorecer la absorción del fertilizante.

El paso dos es el de abonar. Al igual que hicimos antes, debemos esparcir en la base de los arbustos, pero en este caso el abono completo, un fertilizante equilibrado en nitrógeno, fósforo y potasio. También debemos regar.

Finalmente es el turno de las flores silvestres. En este caso, lo primero a realizar será la preparación de la tierra, la cual debemos remover con una horqueta.

Lo siguiente será sembrar. Tiraremos las semillas de modo tal que queden bien repartidas en el macizo. Luego cubriremos la zona donde se esparcieron las semillas con tierra de hojas. Finalmente regaremos.

Por último, antes de comenzar a realizar estas tareas debemos saber que:

  • Las labores fertilización y abono se realizan en la mañana temprano o al atardecer.
  • Revisar el riego y comprobar que esté funcionando correctamente.
  • Solucionar cualquier desperfecto.

Fuente: Infojardin

Foto: Jardin por Ugardener en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...