El jardín inglés, un recorrido poético por nuestro hogar

Los jardines ingleses han sido reconocidos a lo largo de la historia por su semejanza con los ambientes naturales y poco intervenidos por la mano del Hombre. Desde sus inicios, se mostró como un cambio de paradigma, no sólo respecto de la filosofía del paisajística de de Francia, sino como un rechazo a por parte de los políticos ingleses del siglo XVIII.

El jardín inglés, un recorrido poético por nuestro hogar

El jardín inglés, un recorrido poético por nuestro hogar

Los jardines ingleses han sido reconocidos a lo largo de la historia por su semejanza con los ambientes naturales y poco intervenidos por la mano del Hombre. Desde sus inicios, se mostró como un cambio de paradigma, no sólo respecto de la filosofía del paisajística de Francia, sino como un rechazo  por parte de los políticos ingleses del siglo XVIII.

Los diseños de jardines ingleses tenían como principio la predominancia del elemento natural. Desde luego no eran reservas naturales y salvajes como las que actualmente se conservan en la naturaleza, pero de alguna forma intentaban simularlo. Entre las características que hacen a su composición, encontramos diferentes tipos de elementos románticos, relacionados con el agua y estatuas.

Algunas de sus características son presentar una concepción irregular con caminos tortuosos y vegetación aparentemente no domesticada, dando una impresión natural. De haber accidentes en el terreno, estos se conservan dando lugar a la no intervención de la mano humano. La vegetación de los jardines ingleses es más que variada, tienen abundante presencia de arbustos, malezas y también elementos arquitectónicos que participan en su decoración: rocas, estatuas y bancos.


Los itinerarios no se señalan, ya que en el paseo por un jardín inglés se deja un espacio a la sorpresa y al descubrimiento, y no suelen existir grandes avenidas rectilíneas que guíen los pasos del paseante sino más bien una clase de “vagabundeo poético“, sumergiendo a los visitantes en una pintura.

Estilo en el exterior

Estilo en el exterior

Se trata de un decorado reconstituido, pensado para la comodidad de los paseantes. Se puede colocar un banco con el fin de contemplar una parte del agua o aprovechar la sombra de los árboles.

Todos estos elementos pueden ser utilizados en nuestro hogar para lograr imitar este estilo desestructurado de jardín y tener nuestro propio jardín ingles en el fondo de casa. Si bien no siempre se cuenta con un espacio amplio en el fondo del hogar, con tener en cuenta algunas características podemos lograr el mismo concepto. Las fuentes y estatuas, y la posibilidad de contar con vegetación silvestre, no requieren más que un buen mantenimiento y mucha agua. Podemos agregar bancos que funcionen como un espacio de lectura, mesas antiguas para aquellas clásicas tardes de té, características de la cultura anglosajona o incluso podemos adquirir un pequeño toldo o carpa a un servicio de venta de carpas para obtener un cómodo espacio al resguardo del sol y la lluvia.

Lo que siempre tenemos que evitar es la notoriedad de que hemos puesto mano para crear el espacio exterior, para que el jardín luzca lo más natural posible.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...