Evita el oídio en tu jardín

Durante el verano nuestro jardín puede verse atacado por diferentes plagas. Una de las más frecuentes y comunes es el oídio. Se trata de una enfermedad de origen fúngico, que identificaremos como una especie de polvo blanco sobre las hojas, que produce que las mismas se retuerzan y debiliten, extendiendo el problema a los brotes, e inhibiendo la floración.

Lamentablemente, durante el verano el jardín también puede sufrir el ataque de diferentes plagas. Una de las más comunes y habituales es el oídio, una frecuente y  temida enfermedad que las plantas suelen sufrir durante esta época del año.

Evita el oídio en tu jardín

Se trata de una plaga de origen fúngico, lo que quiere decir que está causada por un hongo, y que resulta muy sencilla de identificar, ya que notaremos como una especie de polvo blanco sobre las hojas, produciendo que las mismas se retuerzan y debiliten, extendiendo el problema a los brotes, e inhibiendo la floración. Lamentablemente, si no se toman cartas en el asunto la planta morirá.

En este punto, como decimos siempre, siempre es mejor prevenir que curar. De tal modo, si nuestro jardín todavía está exento a esta plaga, entonces lo que tendremos que hacer para evitar que aparezca es lo siguiente:

  • El primero objetivo será el de mantener a las plantas fuertes y vigorosas, para que puedan resistir mucho más a estas plagas o parásitos. Para ello os recomiendo el post que hemos realizado hace muy poco tiempo atrás, titulado: Cómo recuperar las plantas
  • Otra cosa que podemos realizar es mejorar las características del suelo: labrándolo, aportándole abono orgánico (turba, estiércol, mantillo), drenándolo si es necesario, etc.
  • Regándolo de la manera justa.
  • Otorgándole una fertilización equilibrada, ya que un exceso de Nitrógeno hace a las plantas más tiernas para los insectos.
  • Realizándole un control semanal, inspeccionando las plantas para detectar plagas o enfermedades

En cambio, si nuestras plantas desafortunadamente ya fueron atacadas por el oídio, entonces no debemos perder tiempo. La medida para intentar sanar a la planta y eliminar el hongo es aplicar un fungicida pulverizando todo el follaje, y evitar el riego por aspersión. Habrá que tener en cuenta que será necesario aplicar un tratamiento en invierno, y otro en primavera si queremos que durante el próximo verano la plaga no aparezca.

El oídio es un mal muy recurrente en las plantas del jardín, que lamentablemente aparece con bastante frecuencia. Esta plaga no suele tener victimas determinadas, pero si especies que resultan mucho más vulnerables. Por ejemplo, los rosales, los crisantemos, las begonias,  los hibiscos, los claveles y otras comunes de flor suelen ser las plantas más dañadas. De todos modos, si contamos en nuestra casa con un huerto, no debemos despreocuparnos, ya que el oídio también suele hacerse presente, sobre todo en melones, calabazas y pepinos.

Fuente: jardineriapro
Foto: oidio por nociveglia en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...